Política
El vicepresidente de la Generalitat de Cataluña y líder de ERC, Oriol Junqueras, con Carles Puigdemont, presidente.. CT

La hoja de ruta de los soberanistas catalanes apuesta, tras una declaración unilateral de independencia (DUI), por desatar "un conflicto de amplio apoyo ciudadano", orientado a "generar inestabilidad política y económica" para forzar al Gobierno a negociar una separación o un referéndum pactado.

Se trata de una de las claves que recoge el documento "EnfoCATs Reenfocando el proceso de independencia para un resultado exitoso. Propuesta estratégica", intervenido el pasado 20 de septiembre por la Guardia Civil en el registro del domicilio del número dos de Economía, Josep Maria Jové Lladó, por orden del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona.

El documento, que no está fechado, establece "claramente" el camino diseñado por Junts Pel Sí tras las elecciones del 27 de septiembre de 2015 y que "se corresponde perfectamente con todos los pasos que hasta el momento viene ejecutando el Gobierno de la Generalitat" con distintas estrategias y escenarios que desembocan en un objetivo final: la creación de un Estado propio.

LOS APUNTES QUE LES DEJAN CON EL CULO AL AIRE

"Un referéndum no pactado (unilateral) no tiene sentido. Ya lo hemos hecho" (Oriol Junqueras y Marta Rovira)

"La única manera para que desde fuera presionen al Estado para que acepten [el] referéndum es que vayamos hasta el final, mantener con fuerza la hoja de ruta. A nivel internacional sólo nos escucharán si ven que vamos seriamente hasta el final". (Raul Romeva)

"A nivel internacional nos piden un 50% y hacer pasos que parezcan definitivos. Sin el 50% no será entendido" (Carles Puigdemont)

"Nosotros hicimos el 9-N y vosotros dijistéis que era una mierda. ¡Ahora os toca a vosotros!" (Joan Vidal de Ciurana, hombre de confianza de Mas y del ex conseller Francesc Homs)

"Sensación de que no quieren hacer nada" (Jove)

La agenda incluye anotaciones manuscritas entre febrero de 2015 y noviembre de 2016 por Jové, secretario general del departamento de Vicepresidencia, que participó en multitud de reuniones en las que se esbozó la hoja de ruta que culminó con el referéndum del 1-O y la declaración de independencia votada por el Parlament el pasado 27 de octubre.

Entre las personas que participaron en estas reuniones, además de varios miembros del gobierno de Carles Puigdemont, figuran la secretaria general de ERC, Marta Rovira, y la exdiputada de la CUP Anna Gabriel, así como el expresidente Artur Mas, el exconseller de Presidencia Francesc Homs y el jurista Carles Viver i Pi Sunyer.

Precisamente, el juez del Supremo Pablo Llarena ha solicitado nuevas diligencias en la causa por el proceso hacia la independencia para decidir si imputa a más personas, entre las que podría estar Marta Rovira, número dos de la lista de ERC al Parlament, ya que figura como integrante del Comité Estratégico para el 1-O, según el documento EnfoCat, también intervenido por la Guardia Civil.

Los agentes de la Guardia Civil que el pasado 20 de septiembre registraron la vivienda de Jové en Les Franqueses del Vallès (Barcelona) hallaron una agenda grande de color negro, de la marca Moleskine, con anotaciones sobre estrategias políticas de ERC, sus pactos con CiU y CUP y las negociaciones sobre la investidura tras el 27S, para pactar los presupuestos y sobre el referéndum independentista.

El 21 de diciembre de 2015, pocos días antes de la investidura de Carles Puigdemont, Jové detalla una reunión en la que se empezó a perfilar la hoja de ruta, con la presencia de Marta Rovira, el secretario de Economia Pere Aragonés, el conseller Raul Romeva, la secretaria de Salud Alba Vergés, el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tarda, el secretario de Finanzas Jordi Roig y el jurista Viver Pi i Sunyer.

Sobre la hoja de ruta, también figura otra reunión del 23 de febrero de 2016, con la participación de Puigdemont, su entonces consellera de Presidencia Neus Munté, Romeva, Joan Vidal -secretario del Govern-, el expresidente Mas, Oriol Junqueras, Marta Rovira, el propio Jové y el entonces portavoz parlamentario de JxS, Jordi Turull, posteriormente conseller de Presidència en sustitución de Munté.

La agenda, que detalla numerosas reuniones entre miembros del Govern y dirigentes de ERC con representantes de CDC -en la coalición de JxS- y la CUP para avanzar en la creación de las denominadas Estructuras de Estado, recoge otra reunión, de junio de 2016, para abordar el referéndum independentista, con la presencia de Puigdemont, Mas, Junqueras, Turull, Rovira y Romeva.

El documento incautado por la Guardia Civil incluye además reuniones en las que participaron diputados de la CUP durante la pasada legislatura, como Anna Gabriel, Eulàlia Reguant y Benet Salellas.

En sus anotaciones, Jové subrayó que el objetivo del Govern salido del 27S tenía que ser doble, por un lado la "Transición Nacional" y por otro gestionar el gobierno ordinario, haciendo efectiva "la desconexión, la ruptura y la desobediencia" en 18 meses.

"Dado que consideran que la situación es de no retorno, es fundamental que ERC controle áreas clave vinculadas al proceso, aún a costa de ceder la presidencia a CDC", según remarca la Guardia Civil en su informe en el que analiza el contenido de la agenda intervenida.

En este proceso era clave, según las notas manuscritas, crear una gran plataforma de debate ciudadano, utilizando para ello a las plataformas soberanistas Òmnium Cultural y Assemblea Nacional Catalana (ANC), intentando cerrar la estrategia con la CUP y teniendo puentes para que el partido de Ada Colau participara en el proceso constituyente.