Política
Alberto Garzón y su hermano, Eduardo Garzón. EF
Su nombramiento a dedo le colocó en la categoría 28, es decir 52.533 euros brutos anuales de salario

La guerra abierta en el seno de Ahora Madrid tras el cese de Carlos Sánchez Mato como edil de Economía se ha cobrado también el cargo como asesor de Eduardo Garzón, hermano del coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón.

El economista, redactor del programa electoral de Unidad Popular, se sumó al equipo de Economía del Ayuntamiento de Madrid en 2016 y compartía la línea anticapitalista con el ya exconcejal de Economía y Hacienda.

Como revelan T. G. RIVAS y A. DELGADO en ABC su nombramiento a dedo le colocó en la categoría 28, es decir 52.533 euros brutos anuales de salario.

Su nombramiento fue justificado desde las filas de Ahora Madrid por su capacidad para elaboración de informes y estudios y tratamiento y análisis de datos estadísticos. Incluso llegaron a detallar que logró una docena de matrículas de honor en la carrera de Economía y otras cinco en el máster de Economía Internacional.

La sintonía entre la formación y el asesor se ha roto y prueba de ello son las duras críticas vertidas por Garzón en Twitter tras la decisión de Manuela Carmena de cesar a Sánchez Mato.

La defensa de su jefe y del planteamiento contrario a las exigencias de Montoro sobre el Plan Económico Financiero que finalmente salió ayer adelante pese a la ausencia de 6 ediles de Ahora Madrid durante la votación en el pleno.

«Inexplicablemente a la alcaldesa le entraron prisas y ordenó al área de economía hacer ese plan económico. El plan lo hicieron los técnicos del área, no Carlos Sánchez Mato, que ni era su plan ni estaba de acuerdo con aprobarlo», ha expresado en las redes sociales contra Manuela Carmena.

«Negar que el plan contiene importantes recortes es mentir descaradamente. ¿Por qué si no 6 concejales de Ahora Madrid no lo votaron? ¿Por qué si no hasta el PSOE y Ciudadanos votaron en contra? ¿Por qué si no Montoro se ha dado por satisfecho?», añade ahondando en la herida abierta que tiene la formación de gobierno en el consistorio.