Política
Oriol Junqueras. PD

Ya no sabe qué hacer para llamar la atención. Parece ser que se le ha ido la olla aún más en su celda de la prisión de Estremera, donde se encuentra desde el 2 de noviembre de 2017 acusado de sedición y rebelión. Y es que el ex vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, presume ahora de ser la figura principal en el belén que sus hijos han montado en su casa. Tal cual. Y lo hace usando Instagram:

Oriol JunquerasAprece así su retrato en lo alto del todo con la siguiente inscripción:

"Padre es un héroe". "¿Qué os parece el pesebre que han hecho Lluc y Joana?".

En el belén navideño de la imagen no aparecen eso sí elementos separatistas que sí que se venden en varios establecimientos de Cataluña, como un pesebre portando una estelada y con las figuras tradicionales disfrazadas con la bandera separatista.

Numerosas personas han mandado ánimos a la familia, mientras que otros critican el Belén, por utilizar a los propios niños, y por mostrar esta imagen victimista.

Además, el republicano ha presumido de ser un gladiador. Lo ha hecho en una nueva carta enviada desde la cárcel, que publica este miércoles 'Elmati.cat', en la que ha reivindicado el estoicismo y criticado a los "malos políticos" que imponen su fuerza sobre la democracia.

En la misiva, indica que la escuela filosófica más exitosa en la Roma imperial fue el estoicismo por

"la capacidad de mantenerse firme ante el azar del destino y de la fidelidad de la propia conciencia individual ante un poder político cada vez más despótico".

Cuenta que la cárceles invitan a "cultivar una actitud estoica" y cita un texto del escritor Fernando Pessoa en el que recrea como podría haber sido la educación estoica en la época imperial romana.

"Como gladiador, condenado por su destino de esclavo a ponerse en la arena, saludo, sin que recele el César que haya este circo rodeado de estrellas",

manifiesta el republicano, y concluye con otro fragmento:

"Me clavo en el pecho la espada, que ya no me servirá para combatir. Si el vencido es quien muere y el vencedor quien mata, con ello, confesándome vencido, me instituyo vencedor".

La demencial carta de Navidad que le ha mandado Junqueras a Rajoy desde su celda