Política
Los independentistas desbordan a los Mossos a las puertas del Parlament de Cataluña. EF

No les han meado encima, porque la Virge de Montserrat protege a los menesteroos, pero a los Mossos de Esquadra catalanes sólo les ha faltado eso.

Parece que tampoco el nuevo jefe de los Mossos, el comisario Ferrán López, logra tomarle la medida a las manifestaciones del independentismo.

Una nueva prueba de ello ha tenido lugar en la tarde de este martes 30 de enero de 2018 , durante la concentración organizada por la CUP y la ANC con motivo del frustrado pleno de investidura de Carles Puigdemont. Una manifestación que estaba anunciada además desde hace días.

Pero a pesar del operativo y del cordón policial diseñado por los Mossos alrededor del Parlament, cerca de un centenar de personas que han participado en la movilización de la ANC y de los autodenominados Comités de Defensa por la República de la CUP han logrado romper las barreras y han entrado sobre las 16.15 horas en el parque de la Ciutadella.

Según fuentes de la propia Policía catalana, los manifestantes han violentado las puertas del parque inutilizando las cadenas, principalmente la del paseo Lluís Companys, rompiendo el cordón de seguridad.

Al permitirse el acceso, los independentistas han entrado en tromba al parque seguidos por cuatro furgones de los Mossos d'Esquadra que se encontraban en el interior de la Ciutadella, aunque no se han producido incidentes. Sí algunos forcejeos entre agentes y simpatizantes del independentismo que, además, han subido vídeos a las redes sociales.

Durante su camino hasta las puertas del Parlament, los radicales han coreado mensajes como No estáis solos, Libertad presos políticos, además de gritos de Independencia, y al llegar a las puertas de la cámara catalana se han detenido ante las vallas instaladas, donde había otra decena de furgones de la Policía autonómica.

Además, diputados de la CUP y miembros del Secretariat Nacional del partido han colocado una estelada en la verja del Parlament. Tras salir del edificio y sumarse a la manifestación con motivo del pleno de investidura previsto, han vuelto a la Cámara y, desde dentro del recinto, han colgado la enseña independentista en la verja.

El gesto lo han celebrado los manifestantes que habían eludido el cordón policial fuera del recinto del Parlament. Todo mientras los mossos pedían que se respete el cordón policial y las indicaciones de los agentes que integran el dispositivo de seguridad .

Finalmente, casi tres horas después, la ANC ha desconvocado la protesta delante del Parlament y ha instado a la gente "evitar cualquier enfrentamiento estéril". De hecho, los Mossos han tenido que hacer algunas pequeñas cargas a última hora para desalojar a los más violentos.