Política
Rita Maestre arropada por Carmena y los concejales podemitas de Ahora Madrid. EP
Ciudadanos será el partido más votado en Valencia y Alicante

LAS previsiones de la encuesta de GAD3 que este 12 de febrero de 2018 publica ABC sobre las elecciones municipales que se celebrarán en 2019 apuntan a que ciudades como Madrid, Zaragoza o Palma de Mallorca contarán con una mayoría absoluta de concejales del PP, que sería el partido más votado, y de Ciudadanos.

Además de consolidar las 20 alcaldías de capitales que actualmente tiene en su poder el PP -aunque en 2015 ganó en 38-, esta encuesta presenta un panorama de incremento del poder municipal para el centro-derecha, en el que Ciudadanos podría dar el salto a la primera posición en ciudades como Alicante y Valencia, y posiblemente en Ávila.

Las previsiones electorales de Ciudadanos permitirían gobiernos de centro-derecha en 32 capitales de provincia. En porcentajes globales, la encuesta anuncia un empate a 26 por ciento de votos entre PP y PSOE, muy similar al de 2015.

Podemos e Izquierda Unida perderían un punto porcentual, quedándose en el 8 y el 4 por ciento respectivamente.

Ciudadanos, sin embargo, logra más del doble de los apoyos recibidos en 2015 y pasaría del 7 al 16 por ciento.

Analizando las 52 capitales de provincia, que suman 1.438 concejales, este escenario repite, con menor intensidad pero con iguales significados políticos, algunas de las tendencias de las encuestas sobre elecciones generales.

La principal para el PP es que Ciudadanos, al mismo tiempo que le resta votos, también suma votos de la abstención y de la izquierda, permitiendo un horizonte de pactos que ahora mismo son impensables, teniendo en cuenta que el PP necesita una media del 43 por ciento de los concejales para lograr alcalde.

No obstante, los populares demuestran una mayor solidez en el voto municipal, después del revés electoral de 2015, fruto de una combinación de factores, entre los que, sin duda, se encuentra el balance negativo de los llamados «ayuntamientos del cambio», como los de Zaragoza y Madrid, donde sería posible la alternancia después de los gruesos errores cometidos por los populistas en ambas capitales.

El acierto en las designaciones de candidatos será para el PP más necesario que nunca, porque esta vez los populares ya saben que queda poco de aquella legendaria fidelidad de voto con la que contaban.

Este cuadro de expectativas en el ámbito municipal tiene una variable de consecuencias imprevisibles, que sería el adelanto de las elecciones generales -incluso la coincidente de comicios- que podría producirse si el Gobierno de Rajoy se viera bloqueado en el Parlamento para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado para 2018.

En estos casos, el orden de los factores sí altera el producto, aunque lo evidente es que, sea cual sea ese orden, vivimos tiempos de cambios profundos.