Política
La Guardia Civil en Cataluña. EP
Los agentes de la Guardia Civil también hacen mención a una conversación telefónica entre el número dos de Junqueras y la actual diputada de Junts per Catalunya Elsa Artadi

Si en España hay Justicia y todos somos iguales ante la Ley, a unos cuantos se les va a caer el pelo. Y no por la alopecia y la caspa solamente, sino en la peluquería de la prisión.

La Guardia Civil equipara en un informe a los dirigentes políticos y altos cargos de la Generalitat que impulsaron el proceso soberanista y el referéndum ilegal del 1-0 con la "delincuencia organizada".

Los agentes de la Benemérita tildan de "cerebro" de la logística de la consulta al ahora diputado de ERC, Josep Maria Jové, que fue segundo de Oriol Junqueras en la Conselleria d'Economia, al que se le confiscó el documento Enfocats, que los investigadores consideran la hoja de ruta independentistas.

El instituto armado también otorga una papel clave a Josep Lluis Salvador, secretario general de Hacienda, que se encargó de "definir y construir las paredes" de la Agencia Tributaria catalana.

Como subraya J. G. Albalat en 'El Periódico de Catalunya' este 14 de febrero de 2018, el informe ha sido remitido al juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, que investiga al cesado Gobierno catalán por rebelión y sedición.

Otro de los que estaba pringado hasta el corvejón, según la Guardia Civil, es Jaume Roures, el millonario 'rojo' amigo de Zapatero, propietario de Mediapro y dueño del diario 'Público', a quien los agentes califican de "elemento capital" del separatismo en Cataluña

La Guardia Civil ha empaquetado en un mismo documento todas las pruebas que, a su entender, sustentan las ilegalidades en el proceso secesionista, cruzando papeles y agendas incautadas con conversaciones telefónicas intervenidas.

La Guardia Civil señala que los planes secesionistas han llevado a los dirigentes políticos y altos cargos de la Generalitat que impulsaron el ‘procés' a actuar "con tácticas propias de la delincuencia organizada", como se desprende del propio Enfocats, donde "literalmente" se hace constar que los preparativos no se tienen que hacer públicos con detalle y que "no hay que comunicar el funcionamiento de los órganos de coordinación".

Según los agentes, ese "secretismo" se observó en las actuaciones que practicaron en la organización y ejecución del 1-O.

El espacio temporal para alcanzar la independencia, según de la Guardia Civil, fue separado, inicialmente, en dos periodos. Uno de gestión de la transición nacional y otro de consecución de la independencia.

"Jové viene jugando un papel fundamental en el proceso secesionista", inciden los agentes, aunque precisa que los "tres responsables máximos" de organizar el 1-0 fueron Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Raül Romeva.

Los agentes detallan la conversación que tuvo el número dos de Junqueras con Elsa Artadi, ahora diputada de Junts per Catalunya, para saber con qué fecha se publicaría el decreto de convocatoria del referéndum.

Jové también dejó constancia por escrito de la necesidad de proyectar internacionalmente "el conflicto catalán" y la necesidad de construir un "departamento de Exteriores".

Otro de los objetivos era movilizar a la gente, para que lo que "fue clave" la acción de comunicación de medios públicos y privados. Los "ideólogos" del 'procés', argumentan los investigadores, "activaron mecanismos de desobediencia generalizada" hacia las instituciones y resoluciones del Estado, "preparando a sus seguidores para un conclifco político, social y económico".

Para ello se valieron, subraya el informe, de la "incansable" propaganda institucional y de las entidades independentistas.

La Guardia Civil también destaca que Josep Lluis Salvador llegó a acreditar que los Mossos obedecerían las leyes del Gobierno catalán antes que al juez.