Política

Al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le "faltó moderación" este lunes a la hora de hacer ejercicio. Y de esos polvos, los lodos del ataque de lumbalgia que ha sufrido esta mañana tras la caminata que ha realizado a las siete de la mañana por el paseo de Sansenxo, en Pontevedra.

A estas alturas, nadie va a descubrir que Rajoy camina mucho. Pero mucho, según recoge HP.--Rajoy, sobre su lumbalgia: "Faltó moderación" --.

El incidente deportivo le ha obligado a retrasar su viaje de Vigo a Palma para el despacho de verano con Felipe VI en el palacio de Marivent, previsto a las 12.30 horas.

Finalmente ha llegado al palacio a las 14.45 horas, ha bajado del coche junto a la explanada del gran caserón y ha caminado con dificultad unos metros para saludar a Felipe VI, que le esperaba al pie de la escalinata, como es tradicional.

Los periodistas le han preguntado cómo se encontraba, a lo que ha respondido sin grandes piruetas estilísticas: "Muy bien, gracias".

El caso es que poco después ha entrado en materia y ha explicado qué demonios ha ocurrido: para realizar caminatas como las que hace de buena mañana es "mejor tierra que duro" y, en cualquier caso, ha asegurado que "a pesar del incidente de esta mañana" se encuentra en forma para ganar las próximas elecciones generales