Política

Sólo uno de los miserables implicados directamente en los atentados islamistas sigue a la fuga Arturo Pérez-Reverte: "Es la guerra santa, idiotas"().

Se trata de Younes Abouyaaqoub, un fanático marroquí de 20 años, del que en las últimas horas las investigaciones han virado y dan casi como seguro que fue el malnacido que conducía la furgoneta del terror sobre La Rambla.

Quedan ahora los cómplices y encubridores, que serán muchos. También confiar en que los jueces, aunque sea por una vez, apliquen el peso de la ley con rotundidad. Masacre en Barcelona: tras la miseria de Garzón, el vómito de la CUP, la sorna de Otegi y el cinismo de Podemos.

La muerte de los cinco de Cambrils nos ahorra a los españoles tragos amargos como el que hemos tenido que pasar con los condenados por la matanza del 11-M de 2004: de los 18 sentenciados, ya han salido en libertad 11, incluido el que alquiló el piso donde se escondieron.

A pesar de los 14 muertos y el centenar de heridos, ha habido 'suerte' en esta ocasión (La CIA avisó hace dos meses a la Generalitat de que existía riesgo real de atentado).

El grupo terrorista islámico, que el jueves asesinó a 14 personas en Barcelona y Cambrils, preparaba, desde hacía meses un gran atentado con artefactos explosivos.

A las 23.17 horas del pasado miércoles, se produjo una explosión fortuita en una vivienda de Alcanar. El edificio se desplomó, hubo dos muertos y siete heridos.

Los Mossos hallaron allí este viernes trazas de TATP, un explosivo utilizado de forma habitual por Estado Islámico. También localizaron un centenar de bombonas de butano.

La explosión, casual, tuvo inmediatas consecuencias: la célula islámica -integrada por una docena de miserables- cambió entonces de plan de forma precipitada ( Ada Colau trata de cubrirse y dice que los bolardos no habrían evitado la carnicería en las Ramblas).

Los terroristas, perdidos sus explosivos y temiendo ses descubiertos, decidieron entonces lanzarse con una furgoneta contra la multitud en la emblemática Rambla,y diez horas más tarde, intentaron repetir atentado en el paseo marítimo de Cambrils.

AVISO A FRANCIA

Las fuerzas de seguridad francesas han recibido un aviso de la Policía española para que localice una furgoneta (de marca Renault Kangoo y de color blanco) vinculada a la célula de los atentados en Barcelona y Cambrils, según fuentes oficiales citadas por el periódico Le Parisien.

El vehículo, que fue alquilado el jueves por la tarde, podría haber cruzado la frontera entre ambos países.

La policía ha identificado con notable celeridad a los cinco terroristas que fueron abatidos en Cambrils.

Se trata de Moussa Oukabir, Omar y Mohamed Hychami, de 21 y 24 años, Said Aallaa, de 19 años y El Houssaine Abouyaaqoub, también marroquí, de 19 años. Arturo Pérez-Reverte: "Es la guerra santa, idiotas".

Este último es pariente de Younes Abouyaaqoub, de 24 años, el único fugitivo que sigue siendo buscando la Policía.

En un primer momento a Moussa Oukabir, de 17 años, hermano de uno de los ya arrestados y que también estaba en busca y captura, fue incluido entre los fugitivos junto a Said Aallaa y Mohamed Hychami, pero más tarde se confirmaron sus muertes.

También se pensó durante muchas horas que Moussa había sido el conductor de la furgoneta de La Rambla, tesis que ha ido perdiendo fuerza en las últimas horas, tal y como explicó el propio Josep Lluís Trapero, jefe de la Policía catalana.

Moussa Oukabir es hermano de Driss Oukabir, quien fuera en los primeros momentos principal sospechoso del ataque con furgoneta por Las Ramblas al estar a su nombre en los datos de registro del vehículo con la que se perpetró el ataque en la capital catalana.

Bajo su nombre se habría alquilado una segunda furgoneta que fue localizada en Vic (Barcelona). Según la versión de Driss, que se entregó de manera voluntaria, su hermano le habría robado el pasaporte, negando cualquier vínculo con el primer ataque.

UN TIPO SEDIENTO DE SANGRE

Hace dos años, Moussa era usuario habitual de una página de preguntas y respuestas llamada Kiwi.

En esta web otros islamistas cercanos al fanático le preguntaron:

"En tu primer día como rey absoluto del mundo, ¿qué harías?".

A lo que él respondió:

"Matar a los infieles y dejar solo a musulmanes que sigan la religión".

En otro caso, le preguntaron también:

"¿En qué país nunca vivirías?", "en el Vaticano".