Política
Miembros del Grupo de Acción Rápida (GAR) GC
Conforme se acerca la posible celebración del referéndum sobre la independencia, muchos agentes tienen que pernoctar en casas de amigos, aunque sea en un sofá

Un follón de mucho cuidado que desde luego no se merece el Cuerpo, y que supone un 'chaparrón a la intemperie' para muchos agentes de la Guardia Civil, mientras se vislumbra en el horizonte la tormentosa posible celebración del referéndum sobre la independencia de Cataluña.

El alojamiento de los 200 agentes a los que se les ordenó permanecer hasta que pase el 1 de octubre, es harto preocupante, y muchos de ellos que estaban de alquiler y habían rescindido ya sus contratos, u otros que vivían en pabellones de la comandancia, se han quedado sin plazas y tienen que buscarse la vida.

Algunos, duermen en casas de amigos, aunque sea un sofá, aunque los que se han llevado quizá la peor parte, en un hecho que ha sentado como un tiro entre sus filas, ha sido un grupo integrado por 40 miembros del Grupo de Acción Rápida (GAR).

Según da cuenta 'ECD', el contingente llegó durante las últimas horas a Sant Andreu de la Barca, en la provincia de Barcelona, desde Logroño -en el marco del despliegue antiterrorista que existe en Cataluña por la amenaza de los yihadistas-. Es ésta la unidad de élite del cuerpo, destinada a la lucha antiterrorista (por ejemplo, liberó a Ortega Lara de su secuestro a manos de ETA) y a operaciones especiales.

A falta de espacio donde alojarse, y la coincidencia con otros centenares de agentes de la Guardia Civil en la región, tuvieron que dormir durante la noche del martes 12 de septiembre de 2017 al miércoles 13, en un gimnasio de Sant Andreu de la Barca. Lo hicieron en sacos de dormir. La decisión la tomaron los mandos de la comandancia de la citada localidad.