Política

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, parecía tener los días contados en su puesto gracias a que por fin iba a inclinarse por convocar elecciones autonómicas en Cataluña con el fin de frenar la implacable aplicación de la ley ante el golpe de Estado en ciernes que habían perpretado en la región.

Pero Puigdemont, que había convocado una rueda de prensa a las 13.30 de este 26 de octubre de 2017, después de retrasarla paulatinamente durante más de una hora, terminó por suspenderla dejando en standby cualquier tipo de declaración de indepenencia o convocatoria de elecciones autonómicas.

"PUIGDEMONT SE HA CAGADO"

"Puigdemont se ha cagado y ahora sólo confía en que Rajoy acepte el apaño y no aplique el artículo 155 de la Constitución, lo que a él le permitiría salvar la cara y seguir en el machito".

La 'sentencia' es de un alto dirigente político catalán, que lleva muchos años peleando contra el régimen independentista y que no oculta su ferviente deseo de que el presidente del Gobierno de España no entre en el juego, porque eso apaño sólo serviría para sacar al jefe de los golpistas del aprieto en el que se encuentra, manteniéndolo en su puesto junto a sus cómplices, con el único fin de posponer un conflicto inevitable.

PRIMERAS REACCIONES CONTRA LA TRAICIÓN DE PUIGDEMONT

La división en el Govern sigue y los posicionamientos enfrentados de las direcciones de los partidos del bloque independentista no permiten llegar a una declaración de independencia que la haga efectiva, de modo que han puesto a los radicales de la CUP de uñas, como demuestran en su Twitter:

Además, dos diputados de PDeCAT se lanzaron antes incluso de la no rueda de prensa del President a renunciar a su acta en el Parlament, Batalla y Cuminal, mientras Gabriel Rufián (ERC) acusaba de traición con un tuit enigmático. Primeras renuncias por la bajada de pantalones en el PDeCAT y la acusación de traición de Rufián.

Ferreras confirma que Puigdemont convocará elecciones.