Política
Mariano Rajoy con Soraya Sáenz de Santamaría. EF
PDECat y ERC. todavía en shock, debaten ahora si van a unas elecciones y si lo hacen juntos

Esta vez no se puede decir eso tan socorrido de 'sin prisa, pero sin pausa', porque ha sido de una celeridad pasmosa (Cachondeo del bueno en las redes con la destitución de Trapero: "¡Qué mande el currículum a Prosegur!").

Sin aspavientos, sin alzar la voz, con una normalidad institucional que asombra, Mariano Rajoy se ha puesto a enderezar la situación en Cataluña, apoyándose en el artículo 155 de la Constitución y con la tranquilidad que da haber logrado el respaldo entusiasta de Ciudadanos y el teticente del siempre dubitativo PSOE.

El Boletín Oficial del Estado (BOE), que ahora tiene la cleridad de Internet, ha publicado en la madrugada de este 28 de octubre de 2017, un real decreto por el que el presidente del Gobierno "asume las funciones y competencias que corresponden al presidente de la Generalitat de Catalunya, previstas en el Estatuto de Autonomía".

Asimismo; la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, asume las competencias que corresponden al vicepresidente de la Generalitat, y los ministros asumen las respectivas carteras de los consejeros de Cataluña (Los 'indepes' más tontarras queman los pasaportes y cortan el DNI).

Se trata de un real decreto, el 944/2017, de 27 de octubre, por el que se designa a órganos y autoridades encargados de dar cumplimiento a las medidas dirigidas al Gobierno y a la Administración de la Generalitat de Cataluña, y que tiene por objeto asumir las competencias de los máximos dirigentes del Govern una vez decretado el cese del Puigdemont, Junqueras y el resto de consellers.

Un detalle muy relevante es que Rajoy "delega las funciones que se le atribuyen" como president de la Generalitat en este decreto, en la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría

La vicepresidenta del Gobierno de España será quien actúe como presidenta de la Generalitat y aglutinará sus funciones.

Los ministros quedan habilitados para ejercer las funciones y adoptar los acuerdos, resoluciones y disposiciones que correspondan a los consellers, "conforme a la legislación autonómica de aplicación, en la esfera específica de su actuación".

En dicho decreto se designan los órganos habilitados para la efectiva aplicación de las medidas autorizadas por el Senado: el presidente del Gobierno, la vicepresidenta del Gobierno, el Consejo de Ministros y los ministros como titulares de sus departamentos. De esta forma, el Consejo de Ministros sustituirá provisionalmente al Consell Executiu, que hasta el momento era el organismo encargado de acordar las decisiones y deliberaciones del Ejecutivo catalán.

El objetivo de este real decreto, según se indica en él mismo, es doble: "ejercer las actuaciones necesarias para garantizar que la Administración y la Generalitat restaure y actúe conforme al orden constitucional y legal", y garantizar "el funcionamiento de la Administración y de sus organismos, entes, entidades y sector público empresarial dependientes".

Además, en el decreto se establece que las nuevas habilitaciones "se realizarán con sujeción a los principios de prudencia y proporcionalidad y con pleno respeto a la autonomía de Cataluña".

El real decreto elude concretar un periodo de vigencia de lo dispuesto y se limita a señalar que lo estará "en tanto continúe en vigor el acuerdo del pleno del Senado" de este viernes en el que se fijaron el alcance de las medidas a aplicar en Catalunya en virtud del artículo 155 de la Constitución.

En la exposición de motivos del real decreto, se argumentan las medidas adoptadas por la necesidad de "restaurar la legalidad constitucional y estatutaria, asegurar la neutralidad institucional, mantener el bienestar social y el crecimiento económico", así como "asegurar los derechos y libertades de todos los catalanes".

El Gobierno alega que el Govern y el Parlament "se ha apartado con tal intensidad del cumplimiento de sobre obligaciones constitucionales que supone un grave riesgo para el mantenimiento del orden constitucional"

En esta resolución del Gobierno se recuerda que las actuaciones del Govern "y de la mayoría no cualificada" del Parlament destinadas a impulsar el proceso secesionista, "se ha apartado con tal intensidad del cumplimiento de sobre obligaciones constitucionales que supone un grave riesgo para el mantenimiento del orden constitucional".

Con este decreto se descarta la posibilidad de que el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, pueda ser designado provisionalmente nuevo president de la Generalitat, tal y como se había especulado hasta el momento.

De hecho, el propio Millo ha comentado este mismo sábado que entiende que no cambiará su condición actual y seguirá siendo el delegado del Gobierno.

Con este decreto se descarta la posibilidad de que se el delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, pueda ser designado provisionalmente nuevo president de la Generalitat

"El presidente Rajoy es ahora mismo la primera autoridad de Cataluña", ha comentado Millo en una entrevista en RAC1, quien también ha abierto la puerta a que en las próximas horas, días o semanas pueda haber más ceses por parte del Gobierno. "Puede pasar perfectamente que pueda haber más ceses, pero será en el menos de los caso posibles y depositando la máxima confianza en las personas que forman parte de la Administración" de la Generalitat, ha comentado.

Millo ha dejado en manos de los ministros la posibilidad de que puedan "modificar, cesar o cambiar" a cualquier alto cargo: "Puede pasar en próximas horas, días o semanas, en función de cómo se lleven a cabo las funciones de los próximos días".

Pedrojota Ramírez: "Los comisarios políticos de los periódicos están pendientes de las consignas de Soraya"