Política
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno de España (PP) en Telecinco. TV
El presidente del Gobierno se ha referido con mucha dureza a las palabras de Marta Rovira sobre "muertos en las calles": "Es una calumnia"

Mariano Rajoy subraya que un mes después de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, Cataluña ha vuelto a la "legalidad", se han convocado elecciones y la comunidad autónoma está en una situación de "mucha mayor normalidad".

En una entrevista en Telecinco, Ee presidente del Gobierno, ha hecho balance este 27 de nopviembre de 2017 del primer mes desde la puesta en marcha del 155, tiempo en el que han cambiado "muchas cosas" en Cataluña, comenzando por una administración que está trabajando "con normalidad" y con unos funcionarios que cumplen su función.

Ha hecho repaso de todo lo ocurrido en Cataluña durante los últimos meses y ha sorprendido por su reacción al volver a escuchar las palabras de Marta Rovira, de ERC, sobre la supuesta amenaza del Estado de "muertos en las calles".

Rajoy ha aclarado que no le contaron las palabras de Rovira, "lo escuché" y se ha dado unos segundos para pensar antes de decirle a su interlocutor:

"Mire... yo no debo enfadarme en público. Así que voy a mantener la calma. Pero esto es mentira. Y es una calumnia".

El presidente del Gobierno ha insistido:

"Esto, lo digo a nivel personal, es una canallada. Y no debemos permitir que ocurra".

Tras reconocer que para poner en marcha el artículo 155 de la Constitución "hay que pensárselo muy bien" y es una situación "excepcional", Rajoy ha explicado que durante este mes ya se han pagado facturas a proveedores de la Generalitat por valor de 1.500 millones de euros.

Sobre las palabras del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont sobre una posible salida de Cataluña de la UE, Rakoy cree que son unas declaraciones "sorprendentes" y que son una muestra más de que algunos dirigentes catalanes están cayendo en "ridículo".

"A la vista de la dinámica en la que se ha instalado Puigdemont sorprende menos, ya me espero cualquier cosa".

Rajoy ha garantizado este lunes al líder del PSOE, Pedro Sánchez, que está dispuesto a "hablar" de la reforma de la Constitución pero ha avisado de que esa reforma "en ningún caso" puede ser "un premio" para los que han pretendido liquidarla", ya que, según ha dicho, eso sería "un disparate" y un "mal mensaje para todos".

Así se ha pronunciado Rajoy al ser preguntado por las declaraciones de Pedro Sánchez --en un desayuno informativo con el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, organizado por Europa Press-- emplazándole a cumplir "su palabra" y abrir en 2018 los trabajos para reformar la Carta Magna como le prometió en los días previos a la aprobación del artículo 155 en Cataluña.

Si esta mañana Rajoy ya respondió que él cumple "siempre" sus "compromisos", esta noche ha precisado que se comprometió a "hablar" de esa reforma constitucional. Según ha puntualizado, de esa reforma de la ley fundamental "se habla mucho" y ahora se trata de decir qué es lo que hay que cambiar y exponer "contenidos".

"Yo estoy dispuesto a hablar. No estaba entre mis prioridades la reforma de la Constitución porque creo que hay cosas mucho más importantes y urgentes que hacer en España, pero yo desde luego no me niego a hablar, sobre todo si esto sirve para resolver problemas".

El presidente del Gobierno ha explicado que ante la crisis abierta en Catalunya consideraba "fundamental" que el PSOE estuviera al lado del Gobierno en la aplicación del artículo 155 de la Constitución y ha confirmado que en esas conversaciones Pedro Sánchez le trasladó que le "gustaría" que se abriera una comisión en el Congreso.

"Le dije que estaba de acuerdo. Vamos a abrir una comisión, vamos a hablar y vamos a ver cuáles son las conclusiones de esa comisión".

Añadió que aún no ha comenzado sus trabajos esa comisión territorial que analizará el funcionamiento del Estado Autonómico y que se constituyó hace dos semanas en la Cámara Baja.

Eso sí, ha subrayado que el resultado no puede ser "en ningún caso" un "premio para aquellos que han pretendido liquidar la Constitución".

"Seré constructivo, pero insisto, el resultado de esa comisión no puede ser premiar a los que quieren liquidar la Constitución. Eso sería un disparate y un mal mensaje para todos".