Política
Víctor Romero Pérez y Víctor Jesús Caballero Espinosa, los dos guardis civiles asesinados en Teruel. GC
Los hechos han tenido lugar en una masía de Albalate

La Guardia Civil, tras un despliegue masivo y frenétic, ha atrapado en la madrugada de este 15 de diciembre de 2017, al criminal que la víspera había matado a tiros a tres personas en Andorra.

La detención se ha producido sobre las 3.00  entre las localidades de Cantavieja y Mirambel y al facineroso se le han incautado las armas que habían sido sustraídas a los dos guardias civiles muertos.

Hasta el momento solo ha podido confirmarse que se trata de un exmilitar de nacionalidad extranjera, procedente del Este de Europa.

Brutal. Dos guardias civiles y un ciudadano han muerto este 14 de diciembre en un tiroteo en una pequeña masía entre las localidades turolenses de Albalate del Arzobispo y Andorra.

Los dos agentes fallecidos, Víctor Romero Pérez y Víctor Jesús Caballero Espinosa, forman parte de los denominados Equipos Roca del destacamento de Alcañiz, dedicados a la investigación de robos en el entorno rural, como fincas o espacios ganaderos. Ambos prestaban servicio sin el uniforme.

Víctor Romero Pérez tenía 30 años y era natural de Calanda, aunque vivía en Alcañiz desde hace varios años. En la capital bajoaragonesa se casó y hace unos meses el matrimonio se completó con una niña. Su familia era natural de la Sierra de Albarracín, aunque llegaron hasta Calanda hace ya muchos años. Se dedican al pastoreo de ovejas y a la ganadería.

El otro agente asesinado es Víctor Jesús Caballero Espinosa. De 38 años de edad, era natural de Cádiz aunque llevaba varios años afincado en el territorio. Estaba destinado en el puesto de la Guardia Civil en Alcañiz, donde pertenecía al grupo Roca.

Al principio de su carrera estuvo en Alcañiz durante un breve periodo de tiempo pero después regresó a su tierra, Andalucía, donde prestó servicio en el puesto de Tarifa. Sin embargo, más tarde volvió a pedir traslado a Alcañiz puesto que su pareja sentimental era bajoaragonesa.

Al igual que la otra víctima, en su familia hay varios miembros que pertenecen a la Guardia Civil.

José Luis Iranzo, nieto del recientemente desaparecido José Iranzo ‘El Pastor de Andorra', era agricultor y ganadero, como su abuelo, el inigualable jotero aragonés. Era, a pesar de su juventud, un veterano sindicalista con experiencia en cargos ejecutivos de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA) -actualmente, formaba parte de su Comisión Ejecutiva- así como en la Coordinadora de Organizaciones Agrarias (COAG).

De 39 años, tenía pareja y un hijo de corta edad. La muerte se cruzó este jueves en su camino cuando al ir a abrir la puerta de la masía familiar del Saso, un pistolero le disparó mortalmente, al igual que a los dos guardias civiles de un equipo contra los Robos en el Campo (Roca) que le acompañaban.

Al llegar al lugar, el facinerosos los ha tiroteado, causando la muerte de los tres. El criminal ha robado a los guardias civiles sus armas reglamentarias, dos pistolas berettas, y ha huido en una camioneta pick up de color verde, según las mismas fuentes.

La Guardia Civil ha desplegado un amplio dispositivo de búsqueda.

Sus sospechas se centran en un exmilitar procedente de Europa del Este.

Los hechos están relacionados con el dispositivo de búsqueda de un individuo que el pasado 5 de diciembre protagonizó un tiroteo en otra masía en Albalate del Arzobispo.

Los agentes formaban parte del dispositivo establecido por la Guardia Civil para localizar a los autores de que dispararon el pasado 5 de diciembre contra dos personas cuando se dirigían a cambiar la cerradura de una casa de campo en Albalate, que creían estropeada.

Cuando el propietario llegó a la casa con el cerrajero, se encontraron con «una o varias personas armadas» que les dispararon, causándoles heridas en el brazo a uno y en el costado al otro.

El delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, y el subdelegado en Teruel, José María Valero, se han desplazado al lugar tras conocerse los hechos, según han informado fuentes de la Delegación del Gobierno.

El autor podría estar relacionado con otro tiroteo

El autor de los disparos podría ser la misma persona que tiroteó a dos ciudadanos el pasado 5 de diciembre en una masía de Albalate del Arzobispo (Teruel).

Los hechos tuvieron lugar cuando una persona se dirigía a su casa de campo en Albalate del Arzobispo.

El propietario de la casa no pudo acceder a su vivienda y decidió volver a la localidad para solicitar la ayuda de un cerrajero.

Así, ambos regresaron de nuevo al lugar y cuando abrieron la puerta alguien desde el interior les disparó, alcanzando a ambos, al propietario de la casa, un hombre de más de 70 años de edad, y al cerrajero, de unos 40 años.

Estas dos personas se desplazaron por sus propios medios hasta el municipio para dar aviso a la Guardia Civil que, inmediatamente, puso en marcha un dispositivo de búsqueda para localizar al autor o autores de los hechos, que habría llevado a este nuevo tiroteo ocurrido en la tarde de este jueves.