Política
Soraya Saenz de Santamaria (PP). EF
ERC y PDeCAT le critican que dijera que se "ha descabezado" el independentismo / Según estos partidos, en España no existe una auténtica separación de poderes

A Dios rogando y con el mazo dando. Y pocos hacen tan suya la máxima de los monjes como Soraya Sáenz de Santamaría.

La vicepresidenta del Gobierno ha asegurado este 18 de diciembre de 2017 que el proceso electoral en Cataluña "se está desarrollando con normalidad y dentro de lo previsto" y ha calificado de "infundadas" la dudas que "han tratado de sembrar algunos" -en referencia al bloque independentista- "que prefieren cuestionar el proceso por lo que pueda deparar el resultado de las urnas".

"Espero que todos respetemos esa legalidad y esas garantías", ha subrayado después de asegurar que el 'procés', a su entender, ha sido un "fake en toda regla" basado "en la posverdad".

En la comparecencia a petición propia ante la Comisión General de las Comunidades Autónomas y Constitucional del Senado, para infomar del desarrollo de la aplicación del artículo 155 en Cataluña, Sáenz de Santamaría ha señalado la "deslealtad" con el Estado por parte de los líderes independentistas.

Sin embargo -ha considerado la vicepresidenta del Ejecutivo central- "la peor de las deslealtades ha sido contra los catalanes que legítimamente pueden sentirse independentistas".

"Es a ellos a quienes hicieron creer que era casi una realidad lo que no dejaba de ser una enorme representación, un episodio simbólico, un fake en toda regla, un procés basado en la posverdad en la que las falsedades no solo viajaban por la red, si no también en coche oficial".

A su juicio, su verdadera hoja de ruta era "romper la convivencia, dividir a los ciudadanos y debilitar a la sociedad, con el objetivo de asumir un poder sin límites y sin control" y, para ello, cree que llegaron a convertir al Parlament "en la trastienda del independentismo más sectario".

"Aprobaron leyes en contra de todo y sin ninguna legitimidad. Y renegaron de la autonomía de Cataluña -ha recalcado- para asumir el fanatismo de la independencia".

La vicepresidenta ha dicho asimismo que "llevaron ese fanatismo cuasi religioso hasta tal punto que hicieron creer a algunos catalanes que vivían en una república independiente cuando sus gobernantes mismos sabían que era imposible e inviable".

"Actuaron así quienes prometen lo imposible porque no pueden gestionar lo importante".

El proceso electoral se desarrolla con "normalidad"

La comparecencia de Sáenz de Santamaría ha tenido lugar tres días antes de las elecciones autonómicas del 21D, convocadas por el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, al amparo de ese precepto constitucional, y que -ha afirmado la vicepresidenta- "se van a celebrar con total libertad y legalidad".

En este sentido, la también ministra de Presidencia y Administraciones Territoriales ha informado de que "se ha llevado a cabo una simulación de todo el proceso analizando toda la seguridad del sistema de escrutinio que se completó sin ninguna incidencia".

"Todo el proceso electoral se está desarrollando dentro de la normalidad y los plazos previstos: desde la logística imprescindible, como el centro de recuento de votos, como la seguridad necesaria", ha afirmado la vicepresidenta, quien ha subrayado que "se están reforzando estos sistemas de seguridad, tanto en recursos humanos como tecnológicos".

Las Juntas Electorales "han evitado injerencias en campaña"

La vicepresidenta del Ejecutivo ha recordado que Cataluña no dispone de una ley electoral propia -es la única comunidad autónoma que no la ha tiene- por lo que todo el proceso se está haciendo de acuerdo a la Ley Orgánica Electoral General (LOREG) y ha aseverado que la organización se está haciendo con el departamento de la Generalitat que ha preparado medio centenar de comicios desde 1977.

"Son las mismas personas de otros procesos, todo dentro de la normalidad y de los plazos previstos, desde el centro de recuentos y votos como la seguridad necesaria".

También ha explicado que las Juntas Electorales implicadas en este proceso están actuando "con normalidad y diligencia" y que se está garantizando la participación y pluralidad política y la neutralidad informativa, evitando "injerencias en campaña, por tanto por instituciones como por los medios públicos de comunicación".
Defiende que el 155 se aplica con "rigor, responsabilidad y respeto"

En la comparecencia a petición propia ante la comisión de la Cámara Alta, creada ad hoc para tramitar las medidas del artículo 155 de la Constitución, Sáenz de Santamaría ha defendido que este se está aplicando en Cataluña con "rigor, responsabilidad y respeto (...) a la libertad de todos los catalanes".

Tras poner en labor la labor de los funcionarios, ha destacado que se hayan han pagado "más de 1.500 millones a proveedores" y aprobado la convocatoria de 2.000 plazas después de siete años si oposiciones

Entre las medidas que ha puesto en marcha el Ejecutivo central ha destacado la liquidación de las "estructuras de Estado" -como el Diplocat o la Hacienda catalana, que se aprobaron en el último Consejo de Ministros- que eran "incompatibles con la legalidad" y cuyo "único propósito era alimentar el discurso independentista".

En este punto, la vicepresidenta ha señalado que la independencia no tenía "ninguna opción de cumplirse", sentenció, porque los planes para el nuevo Estado eran solo "anotaciones de agenda" y lo que decían en público nada tenía que ver "con lo que daban por imposible en privado", ya que al mismo tiempo "llamaban a los catalanes a salir a la calle y se llamaban entre ellos para admitir que no llegarían a ningún lado", según recoge Servimedia.

Críticas de ERC y PDeCAT por decir que se ha "descabezado" el independentismo

Tras Sáenz de Santamaría han intervenido los portavoces del resto de grupos. Miquel Àngel Estradé, de ERC, y Josep Lluís Cleries, del PDeCAT, le han reprochado a la vicepresidenta que se "vanaglorie" de que el Ejecutivo ha conseguido "descabezar" el independentismo, algo que prueba para ambos que en España no existe una auténtica separación de poderes y por lo que Junts per Catalunya ha anunciado una demanda ante la Fiscalía.

"Vaya patraña que nos cuentan cuando hablan del Estado de derecho y vaya farsa cuando hablan de la separación de poderes", ha remarcado Estradé al recordar cómo la vicepresidenta había "presumido" de haber acabado con los líderes independentistas.

También le ha acusado de actuar y pensar "como una jueza de la Audiencia Nacional" o una fiscal que considera el movimiento independentista catalán común "movimiento criminal", y ha denunciado el "encarcelamiento injusto" de los independentistas, señala Efe.

Estradé ha dicho, además, que "en lugar de hacer política con mayúsculas", el PP y los partidos que han apoyado el 155 han optado por la "irresponsable" estrategia de "amenazar" y "reprimir" a los catalanes

Para Cleries, las palabras de la vicepresidenta confirman que "hay presos políticos" en España. Del mismo modo, el portavoz de la antigua Convergència ha atacado a quienes hablan de que los no independentistas son la "gente normal" de Cataluña, algo que entra a su entender en el "totalitarismo" y recuerda "el franquismo y el fascismo".

Cleries ha acusado al Ejecutivo de querer la "devastación" de Cataluña, algo de lo que a su entender ya ha dado ejemplo con el traslado de los bienes de Sijena y ha negado tajantemente que la intervención del Gobierno haya supuesto una "vuelta a la normalidad".

También ha arremetido contra la vicepresidenta por utilizar la Cámara Alta para un "acto electoral" en el que ha su juicio ha utilizado "mucha demagogia" para presentar un "balance triunfalista" sobre la aplicación de un acuerdo "democráticamente vergonzoso para la Democracia", como para él fue el 155.

En la contrarréplica, la vicepresidenta del Gobierno se ha defendido diciendo que en los mítines se permiten "licencias" y ha dicho a ERC y PDeCAT que tienen "la piel fina" y se molestan por su afirmación, pero que al mismo tiempo demuestran una "lengua gruesa" al dirigir a PP, PSOE y Ciudadanos calificativos como "fachas", "franquistas", "descerebrados, ladrones y psicópatas"