Política
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. EF

¡Menos mal que según los listillos de siempre estamos ante la generación mejor preparada de la historia! Porque, desde luego, de no ser así quizá aún estaríamos en taparrabos y cazando con flechas de madera.

España lleva más de 30 años dentro de la Unión Europea y ha ejercido ya en un par de ocasiones la presidencia de turno. Tenemos eurodiputados, más de medio centenar, asesores, secretarias, personal de comunicación que se tienen que mover entre Bruselas, Estrasburgo, Luxemburgo y por otras zonas comunitarias del continente.

Pues bien, a estas alturas de la película, en pleno 2018, resulta que no debe haber en el Ministerio de Administraciones, dependiente de Soraya Sáenz de Santamaría, nadie parece manejarse en idiomas para traducir la web de La Moncloa al inglés, alemán y francés y al Gobierno no le queda otra que rascarse el bolsillo.

Así pues, la Subdirección General de la Oficina Presupuestaria y de Gestión Económica ha emitido un anuncio de licitación con la intención de contratar a una compañía que provea de labores de asistencia y consultoría de traducción al inglés de la página web de Moncloa y traducción directa e inversa en inglés, francés y alemán de documentación relevante para la Secretaría de Estado de Comunicación. El plazo de ejecución derá de un año.

El valor estimado del contrato está en 180.000 euros. El importe total del presupuesto base de licitación es de 108.900 euros, siendo el neto de 90.000 euros. Para conseguir el contrato, la compañía debe superar una serie de requisitos específicos: solvencia económica y financiera y solvencia técnica y profesional.