Política
Màxim Huerta luciendo sus tuits contra Hacienda. Montaje PD

Se ha ido lanzando picotazos a los profesionales de los medios de comunicación, de quien dice que antaño obraron exactamente como él debido "un cambio de criterio de la Agencia Tributaria". (Un patético Màxim Huerta culpa a una "jauría política" de haberle echado del Gobierno de Sánchez).

Pedro Sánchez nombra a José Guirao ministro de Cultura y Deportes, tras el pufo de Màxim Huerta (La coña marinera de Cristina Pardo por el fraude de Màxim Huerta que ahoga de risa al más pintado)

Pero al pájaro de cortos vuelos le ha bajado a tierra, entre otros, el presidente del sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), Carlos Cruzado, quien afirma que el caso del ahora exministro de Cultura y Deporte, Màxim Huerta, por el que fue condenado en 2017 es "un fraude fiscal" y no obedece, como argumenta el aludido, a un cambio de criterio en la Agencia Tributaria. Considera así que da "mal ejemplo" al resto de los españoles. (El ministro Màxim Huerta no quiere dejar de ser 'la estrella' del Gobierno Sánchez: defraudó 218.000 euros a Hacienda).

Los informes de Hacienda son de por sí claros como el agua que circunda la vivienda de la playa que le ha costado el puesto: en los tres ejercicios fiscales examinados (2006 a 2008) el defenestrado Huerta presentó como gastos de esa sociedad, -denominada Almaximo Profesionales de la Imagen SL-, casi 460.000 euros. (Cristina Cifuentes sacude un zasca a Màxim Huerta y compañía: "Buenos días a los que aplican la hipocresía").

La Agencia Tributaria los examinó y concluyó que sólo un tercio estaban realmente relacionados con la actividad laboral del periodista y que por tanto podían deducirse. Otros 310.150,15 euros eran gastos que nada tenían que ver. Tirando del hilo se llega al apartamento de marras, situado en la zona de la playa de El Albir, en Alicante.

La compró en julio de 2006, siete meses depués de que constituyera la mercantil. La zona que tanto ensalzaba en su blog. (Lo que le dijo Sánchez a Màxim Huerta cuando se enteró de su condena por fraude fiscal).

La vivienda, situada en una urbanización de Alfaz del Pi, un bajo para más señas, no es ni mucho menos ostentosa. (El vídeo de Sánchez sobre fraudes fiscales que no le deja otra opción que tumbar a Màxim Huerta).

Según da cuenta 'Vanitatis', cuenta con 79 metros cuadrados y se reparte en dos dormitorios, dos baños, un lavadero, cocina y terraza con vistas al mar. Todo a menos de tres kilómetros de la localidad alicantina de Altea, enclavada en la Costa Blanca. (Sánchez nombra a José Guirao ministro de Cultura y Deportes, tras el pufo de Màxim Huerta).

Tal y como puede comprobarse en sus redes sociales, no parece que utilice sus visitas a Alicante para trabajar, tal y como quiso aparentar. El truco le ha salido fatal.

Lo que Pedro Sánchez decía allá por 2015 sobre los fraudes al fisco...