Política
Pedro Sánchez, días después de instalarse en La Moncloa.

Las cifras son incontestables. Pedro Sánchez llegaba al Gobierno de "manera provisional" pero el encanto de La Moncloa le ha hecho cambiar de opinión. En pocas horas, tras la moción de censura contra el PP de Mariano Rajoy, el líder socialista cambiaba de opinión y anunciaba -primero a los suyos y posteriormente en público- que su intención era agotar la Legislatura.

Supimos, así se lo contaba Periodista Digital, que la mudanza al Palacio de la Moncloa venía marcada por la orden de Begoña Sánchez, la influente cónyuge del nuevo presidente, de un cambio de muebles en la residencia. Poco después las decisiones que han ido tomando sobre el equipo ‘monclovita' han disparado el gasto hasta tal punto que en la historia de la democracia nunca antes se había engordado tanto la nómina de asesores y altos cargos en La Moncloa.

Pedro Sánchez ha superado a sus antecesores. Adolfo Suárez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Rajoy jamás tuvieron el equipo del que se han rodeado Gómez y Sánchez. Tanto es así, que los responsables de intendencia y logística de La Moncloa no encuentran un hueco libre para habilitar más despachos.

Altos cargos, directores generales, subdirectores... la superestructura que ha montado en torno a él Pedro Sánchez (siete organismos superiores, sus directivos, 15 direcciones generales) ha provocado que en el edificio llamado de Semillas, que es el más importante de La Moncloa y sede de los comisionados y asesores económicos y diplomáticos del presidente, se han tenido que habilitar -como buenamente han podido y haciendo auténtico encaje de bolillos- habilitar zonas de la buhardilla y también en el sótano para dar cabida a todo el nuevo personal que tiene estupefactos a los funcionarios de La Moncloa.

Para que los lectores puedan hacerse una idea, el macrogabinete que ha formado el presidente Sánchez, con muchas aportaciones de Begoña Gómez según apuntan fuentes socialistas a Periodista Digital, es casi el triple del que disponía Rajoy y el doble del más ‘gastón' hasta ahora de los presidentes del Gobierno de la democracia, Rodríguez Zapatero.