Política
La vicepresidenta del Gobierno, ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo. Detrás, Miguel Angel Oliver, responsable de comunicacion en Moncloa. EF

Una de las últimas ocurrencias del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez ha sido la propuesta lanzada por su vicepresidenta, Carmen Calvo, sobre el consentimiento expreso para mantener relaciones sexuales. Si una mujer no dice sí expresamente, todo lo demás es no".

Con esa frase, la vicepresidenta del Gobierno, abría este martes 10 de junio un debate de gran calado sobre la violencia sexual en España. La vicepresidenta y ministra de Igualdad ha propuesto reformar el Código Penal y la Ley de Enjuiciamiento Criminal para acotar la interpretación de los jueces y situar como clave de los delitos sexuales la falta de consentimiento expreso de la víctima.

La medida se anunciaba primero en una entrevista y posteriormente en sede parlamentaria. Pero la polémica persigue este anuncio, inspirado en una ley sueca, que se ha hecho sin contar y consultar con los expertos. Precisamente, al margen de otras consideraciones, los especialistas jurídicos cuestionan la intención del Gobierno.

En su opinión, los planes desvelados por Calvo suponen que el acusado tendría que probar su inocencia, en lugar de que la acusación deba acreditar el delito. Esta situación dejaría en papel mojado la presunción de inocencia, un principio básico según el cual todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

Pero a las críticas de los juristas se han sumado las de las redes sociales que se han llenado de memes y burlas a la iniciativa gubernamental. En general, no se ha tomado muy en serio la propuesta de la vicepresidenta del Ejecutivo de Sánchez.

Pero la propuesta de Calvo le ha provocado un momento muy comprometido y delicado a través de la cuenta oficial de Twitter de la vicepresidenta. Allí Carmen Calvo ha recibido una pregunta muy concreta y directa de un usuario que le ha sacado los colores en relación a la corrupción del PSOE de Andalucía y sus gustos por los clubes de alterne y, como era de esperar, ha quedado sin respuesta:

"Me gustaría que @carmencalvo me explicara si cuando sus compañeros de partido se van de putas con dinero público necesitan consentimiento expreso para follar o no".