Política
Federico Jiménez Losantos y Pedro Sánchez. PD

Pedro Sánchez debió ser todo un portento en Twitter. En los años en los que no tenía cargo ni tan siquiera soñaba con ser siquiera el bedel de Ferraz, el hoy presidente del Gobierno mantenía una actividad desaforada en las redes sociales.

Sin embargo, aunque uno cree que lo que se escribió, por ejemplo, en 2011, hace siete años no va a volver a la superficie, Twitter es una trampa mortal, sobre todo si no te has preocupado de hacer un trabajo de limpia de tu timeline.

Y eso es lo que le ha sucedido a Sánchez, que ahora, en agosto de 2018, le han cazado un tuit casi prehistórico donde dejaba mal a un taxista por la velocidad que llevaba (¿no habría sido mejor decírselo a la cara al propio conductor?) y, de paso, criticar que el dueño del taxi llevase puesta la emisora de Federico Jiménez Losantos, esRadio.