Política
Don Felipe abordo del Aifos 500.

Fuentes próximas a La Zarzuela no hacen otra cosa estos primeros días de agosto que tratar de apagar el fuego. La Reina Letizia la está liando en Palma y eso es tan evidente que es difícil de esconder. Las fuentes oficiosas de Palacio consultadas por Periodista Digital explican que se ha "diseñado" unas vacaciones veraniegas de "perfil bajo" para doña Letizia para intentar rebajar viejas polémicas, sobre todo tras trascender sus tortuosas relaciones con la Reina Sofía.

La Zarzuela se apresuraba, en el primer día de asueto veraniego Real, de organizar una entrañable sesión fotográfica familiar de las Reinas, Letizia y Sofía, con la Princesa de Asturias y la Infanta. Juntas recorrían el centro de Palma y visitaban un mercado de la capital de la isla.

Ahí quedaba todo. De Palacio para adentro la cuestión es muy diferente y la tensión domina gran parte del día y por eso motivo doña Letizia ha tomado una decisión (o actitud) que ha puesto patas arriba la Casa Real: La Reina quiere escenificar su distancia con su marido, el Rey Felipe VI y lo ha hecho dándole reiterados "plantones".

Doña Letizia no ha acompañado a una sola regata a su marido. Don Felipe ha acudido solo a practicar uno de sus deportes favoritos porque la Reina se ha negado a dar esa imagen de normalidad y ha puesto de manifiesto su actual mala relación matrimonial. La Reina no se ha acercado al muelle, ni siquiera al Puerto deportivo, ninguno de los 6 días en los que Don Felipe ha participado en las regatas.

Un "feo" inusual, de hecho hasta ahora inédito, que ha disparado fuertemente la rumorología sobre el distanciamiento del matrimonio Real y la posibilidad de ese divorcio que se ha deslizado en más de una ocasión. Es más, algunas fuentes próximas a La Zarzuela explican a PD que doña Letizia ha incumplido las "órdenes" que desde la jefatura de la Casa Real aconsejaban a la Reina la idoneidad de acompañar a su marido, junto con sus hijas la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, algunos de los días de competición. No lo ha hecho porque no está cómoda en Palma. Nunca le ha gustado el estilo de vida en estas vacaciones a la actual Reina de España y así muestra gráficamente su malestar.

Para colmo, y como elemento de contraste, la Reina emérita Sofía y la Infanta Elena sí han acompañado a Felipe VI en todas sus jornadas en el club náutico de Palma y se han dejado fotografiar dando respaldo al Rey y dejando así en evidencia a Letizia. Tanto revuelo se había líado en la Casa Real que doña Letizia accedía a recibir a su marido el último día de la Copa del Rey, poco antes de que llegase a bordo del Aifos 500... pero era demasiado tarde ya.