Política
La presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez (Podemos) con el etarra Josu Zabarte, más conocido como «el carnicero de Mondragón». EP
Autorizan al asesino Arkaitz Goikoetxea, jefe del comando Vizcaya de ETA, a salir de prisión para conocer a su hijo

Además de las loas a los presos de ETA, en Bayona se pudieron ver el pasado sábado 8 de abril de 2017 otras imágenes vomitivas (El crimen más oculto de ETA).

Entre ellas, la 'entrañable' conversación que mantuvieron la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez (Podemos) y el asesino etarra Josu Zabarte, más conocido como «el carnicero de Mondragón», un personaje en cuyo historial figuran 17 muertos, entre ellos el de una niña de 13 años (Podemos se suma con entusiasmo a la bacanal de impunidad y legitimación de ETA).

Y no se arrepiente de sus asesinatos (Herrera aniquila al "arzobispo tonto útil" que participa del desarme de ETA).

«Yo no he asesinado a nadie. Yo he ejecutado. No me arrepiento», afirmó en una entrevista en «El Mundo» en el año 2014. Y a día de hoy sigue sin reconocer que ha hecho algo malo (Sábado de Pasión: Ni olvido ni perdón para los asesinos de ETA y sus compinches).

La conversación duró más de 10 minutos y se produjo en la zona VIP del acto de Bayona que escenificó el desarme parcial de la banda terrorista, en un reservado junto al escenario en el que se reunieron los «privilegiados», aquellas personas que después saldrían al escenario, como el dirigente de Sortu, Arnaldo Otegi o el coordinador de Eusko Alkartasuna, Pello Urízar, entre otros.

De hecho, el «carnicero de Mondragón» subió en la actuación final, donde se colocaron todos aquellos que supuestamente habían contribuido al presunto desarme de ETA, aquellos que habían trabajado por la «paz».

Un orgulloso asesino de 17 personas y una imbecil sectaria ( Autorizan al asesino Arkaitz Goikoetxea, jefe del comando Vizcaya de ETA, a salir de prisión para conocer a su hijo).