Política

Y después dicen que no tienen miedo. Hay jueces y abogados que dan mucho miedo. Entre las chapuzas de los Mossos y las chapuzas judiciales, los terroristas lo tienen fácil. El cerebro de los atentados de Barcelona fue expulsado de España, pero nunca llegó a abandonar el país.

Abdelbaki es Satty, el imán de Ripoll, fue objeto de una orden de expulsión que habría de cumplirse a su salida de prisión, en abril de 2014, tal como lo relata El Mundo.

  • Un juez la dejó sin efecto en 2015 al recurrir Es Satty la orden por protección de derechos internacionales. La Delegación del Gobierno denegó el recurso, pero el Juzgado de lo Contencioso número 2 de Castellón le dio amparo.
  • Abdelbaki es Satty había sido condenado a cuatro años de prisión por delitos contra la salud pública -es decir, por tráfico de drogas-, y vinculada a dicha condena fue emitida la orden de expulsión.
  • Su salida de la cárcel de Castellón I, que se produjo el 29 de abril de 2014, el ciudadano marroquí tendría que haber sido expulsado directamente del país.
  • El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Castellón, que se encargó del expediente, admitió en la sentencia 59/2015 del 2 de marzo de ese año los motivos invocados por el letrado del imam y el recurso contencioso-administrativo de Es Satty triunfó, lo que le valió para mantenerse en el país legalmente.
  • El hecho de que Es Satty consiguiera quedarse en España pese a la existencia de una orden de expulsión contra él no sólo facilitó que el ciudadano marroquí se moviera con absoluta libertad por este país, sino que pudiera moverse lógicamente por toda la Unión Europea y los 26 países que componen el denominado Espacio Schengen.
  • La radicalización dentro de la cárcel es un fenómeno habitual y muy estudiado por los expertos en la lucha antiterrorista pero es que, además, Es Satty no sólo se relacionó con gran fluidez con la comunidad musulmana del centro, sino que estableció una estrecha relación con un individuo investigado como cómplice en los atentados del 11-M, como se ha publicado.
  • Pese a todo ello, la orden de expulsión fue revocada, los derechos internacionales de Es Satty fueron salvaguardados y el posteriormente clérigo de Ripoll pudo localizar sin ser vigilado la vivienda de Alcanar (Tarragona.