Política
José Manuel Maza, Manuela Carmena, Rommy Arce y el cartel del acto del 17 de septiembre de 2017. PD

No sólo la Fiscalía General del Estado debe mirar hacia las autoridades catalanas que pretenden perpetrar la consulta ilegal del próximo 1 de octubre de 2017.

José Manuel Maza, fiscal general del Estado, tiene a dos pasos una corporación como la del Ayuntamiento de Madrid donde su inquilina actual, Manuela Carmena, y su edil protectora de okupas, Rommy Arce, dan cobijo y altavoz a quienes pretenden romper España -La 'santa patrona de los okupas' de Ahora Madrid cede el Matadero para unos madrileños separatistas-.

Justo ahora que el Tribunal Constitucional acaba de suspender la consulta del 1 de octubre de 2017 en Cataluña y que 77 altos cargos están apercibidos si no lo impiden, amén de que la propia Fiscalía exigirá prisión contra quienes ayuden a su organización, no vendría mal tirado que a la 'abuelita' que gobierna el consistorio capitalino y a su edil okupa de cabecera les cayera encima el peso de la Justicia.

De hecho, bien sencillo sería movilizar a agentes para que procedan a las detenciones pertinentes el próximo 17 de septiembre de 2017 en la sala Terneras de Matadero, en Madrid, donde una organización, Madrileños por el derecho a decidir, tiene previsto organizar un acto para hacer proselitismo de la consulta separatista en Cataluña.

Pero más allá de ajustar las cuentas a los miembros de esa plataforma, la Justicia debe tirar por elevación y poner a buen recaudo a quienes tienen la responsabilidad de evitar este tipo de actos y que en este caso no son otras que la alcaldesa de Madrid y la concejal responsable de un espacio cultural que es de titularidad municipal.

Y NO ES LA PRIMERA VEZ

Además, el Ayuntamiento gobernado por los podemitas de Ahora Madrid es reincidente en darle bombo y platillo al 'procès' independentista catalán.

En mayo de 2017, Carles Puigdemont tuvo a su disposición una sala en el mismísimo Palacio de Cibeles para dar rienda suelta a sus proclamas y soflamas separatistas -Carmena hace de anfitriona en Madrid del independentista Puigdemont-.

Al menos, en esa ocasión, el consistorio percibió un dinero por el alquiler de la sala, algo que no va a suceder en el acto del próximo 17 de septiembre de 2017 en el Matadero.