Política
El Comisario José Villarejo. PD
Si se acusa al comisario de que ha usado un inexistente programa espía en el caso Nicolás, ahí está el CNI, si ha agredido a una dermatóloga, ahí está el CNI…si va a comer a un restaurante ahí está el CNI...

Llevaba una temporada 'desaparecido' el Comisario Villarejo. Tras un verdadero festival de entrevistas en todo tipo de medios de comunicación, incluido un programa completo con Jordi Evole, el policía que más noticias genera en España desde hace tiempo, daba la impresión de haberse evaporado (Comisario Villarejo: "Me han quitado hasta la pistola, para ver si algún malo me da matarile").

Ha vuelto a escena este 16 de septiembre de 2017, con una larga nota en 'Información Sensible', el diario online que controla en la sombra (El comisario Villarejo: "Dejo de ser policía para dedicarme al periodismo de investigación").

Por su interés y aunque José Villarejo no firma el escrito, redactado en tercera persona, reproducimos textualmente la nota:

  • El País en su edición digital ha publicado una noticia que titula "rechazada por mala fe la denuncia de Villarejo contra Javier Ayuso y Sanz Roldán", añadiendo que la Audiencia Nacional impone al comisario el pago de las costas del proceso.
  • Resulta llamativo que se conozca dicho auto por medio del País, antes de que se lo comuniquen al interesado, cuando dicho medio no podía tener acceso a ello, ya que al no ser admitida la querella, no había podido personarse, al menos como se debe hacer en cualquier régimen jurídico que no sea bananero, esto es con abogado y procurador.
  • Estos casos de filtración los estamos viendo todos los días en los juzgados y tribunales dejando a cualquier persona, sin que sea parte, conocer de su contenido y permitiendo que el denunciado pueda tomar represalias contra el denunciante. La ley establece la protección de la causa y de las partes y ello se está infringiendo. La libertad de información no puede en ninguno caso prevalecer sobre derechos de los ciudadanos ni sobre las normas dictadas para proteger a éstos y al proceso, esto es que el denunciado no puede en ningún caso saber que está siendo investigado hasta que se adopte la oportuna resolución judicial precisamente en aras a dicha protección.
  • Está visto que alguien de la Audiencia Nacional, no solo ha hecho un gran favor a tan importante medio y al no menos importante jefe de los servicios secretos, sino que se ha dado prisa a chivárselo antes que al propio denunciante y así se apunta el tanto.
  • Una vez que se conozca el texto sabremos, porqué ni siquiera se admite a trámite una querella, ni se practica un mínimo de pruebas para ver si existe o no base y/o al menos indicios que justifiquen tal denuncia. Pero nadie quiere importunar a los que mandan.
  • Villarejo sabe que es una guerra perdida la que mantiene con Felix Sanz Roldan y con su acolito el periodista Ayuso en otro tiempo, jefe de prensa de la Casa Real. Está solo y nadie va a ayudarle a desenmascararlos, porque el miedo que generan les protege.
  • Desde que se atrevió a denunciar las oscuras conductas de quienes él define como "generalísimo" y su escribiente escudero, su vida se convirtió en un infierno, sufriendo la que sin duda ha sido la campaña de descrédito más importante que se conoce.
  • Si se acusa al comisario de que ha usado un inexistente programa espía en el caso Nicolás, ahí está el CNI, si ha agredido a una dermatóloga, ahí está el CNI...si va a comer a un restaurante ahí está el CNI... Según parece, no hay nada más importante que hacer en España para Felix Sanz y al País que acosar y destruir a Villarejo.
  • Resulta curioso, que en el artículo que provocó la querella de Villarejo, hay dos datos que resultan muy interesantes. Una foto del comisario realizada por el agente Manuel C. durante una operación en Melilla de carácter antiterrorista junto a un texto que dice que Villarejo controla a jueces y fiscales a través de una empresa llamada Schola Iuris, en la que el comisario nada tiene que ver. Cosa que Ayuso sabía perfectamente, porque da la casualidad de que el dueño de dicha sociedad, si trabajó con el hermano del periodista y le aclaró que jamás el policía tuvo que ver con esa firma.
  • Pero eso no importó al periodista, que con un gran "alarde de objetividad", publicó lo que sabía que era falso, razón por lo cual, POR UNA VEZ, ha sido imputado y tendrá que declarar en el mes de octubre acusado de calumnia e injuria.
  • Resulta por tanto sorprendente que "el polémico policía" como le define Ayuso, solo le den la razón, al menos provisionalmente, una de cada cien querellas que presenta, si como decía el texto publicado en su día, "controla a jueces y fiscales". Manera curiosa de controlar, que ni siquiera le admiten una denuncia, para al menos practicar las más elementales pruebas que comprobaría si era cierto o no lo que denunciaba.
  • El "control de togas" funciona implacablemente en el CNI. Aunque los que conocen al Comisario, saben que no se rinde y aún tiene munición para rato. Continuará...

(Vídeo Transcripción) Alfonso Rojo entrevista al Comisario Villarejo