Política
Jordi Sánchez TW

Una pesadilla española en toda regla la que está pasando en su celda 203 del módulo uno de la prisión de Soto del Real. A Jordi Sánchez Picanyol, de 53 años, no lo pueden ver ni en pintura los demás presos, y se desespera por momentos en su habitáculo de 10 metros cuadrados tras haber sido acusado junto a su compinche Jordi Cuixart, de un delito de sedición por promover el 20 y 21 de septiembre el acoso de las masas independentistas a la Guardia Civil. (El vídeo redentor de los santurrones 'Jordis' ¡pisoteando un coche de la Guardia Civil!).

Y todo por "chivato". A las pocas horas de entrar en este madrileño centro penitenciario, y cuando se disponía este martes 17 de octubre de 2017 a cenar en el comedor común, un preso le dedicó por los pasillos al líder de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), un sonado ''Viva España'. Ahí empezaron sus desgracias, más si cabe. (¿Fue histeria o canguelo lo que le entró al líder de ANC al escuchar en la cárcel un '¡Viva España!).

Raudo y veloz, en plan histérico y al parecer un pelín acojonado, denunció ante un funcionario al autor del 'improperio', -un bragado hombre de etnia gitana condenado por drogas y muy querido en el módulo-, (al que se unieron luego otros dos compañeros patriotas) lo que le ha valido a Jordi ser considerado ahora, según da cuenta 'LC', toda una "maricona" y una "perra chivata", insultos que le dedican a todas horas los reos mientras le ponen a toda pastilla y para hacerle rabiar el 'Viva' España' de Manolo Escobar o si se tercia el 'Novio de la Muerte' de la Legión, con sus radiocedés de la marca Sony comprados en el economato. (El 'cerebro' de la ANC es un fanático filoetarra que apoyó a Batasuna, Terra Lliure y ETA).

Según señalan algunos funcionarios:

"Se sintieron indignados porque está muy mal visto entre ellos que un preso delate a otro. Ahora hay un grupo de gitanos que le está tocando la moral. Había entrado ya siendo un tío mal visto, pues ahora con más motivo. En otro módulo le habrían puesto la mano encima. Es que le han cogido manía y lo único que tratan es de incordiarle, pero nadie le ha amenazado. Cuanto más se queje más le gritarán "Viva España". Lo raro es que aún nadie le haya escupido. No se separa de la garita de los funcionarios".

EL PENE

Y para colmo de su vía crucis, durante estas útimas horas, -según da cuenta 'MD'-, uno de estos gitanos no para de enseñarle el pene cada vez que pasa a su lado en plan mofa. 

Mientras tanto, separado de este 'hombre de paz' que lideró la violenta asociación independentista de La Crida que culpó del atentado de Hipercor "a la empresa y a la policía", y que de paso promovió la quema de contenedores a lo kale borroka, está en su celda 213, sin meterse con nadie y en plan "autista" a decir de los funcionarios, Jordi Cuixart. No se mete con nadie y le dejan en paz:

"Alguna mirada de asco sí, pero la mayoría no tiene ni idea de quién es. Es un módulo con personas más jóvenes, muchos extranjeros, donde no están tan interesados en asuntos políticos. Son presos primarios menores de 45 años".