Política
Carmen Lamela RS
En el auto por el que envía a prisión a Junqueras y a siete exconsejeros, la magistrada destaca el reparto de papeles entre el Govern, el Parlament y las asociaciones independentistas
Encuesta¿Crees que Puigdemont, Junqueras, Forcadell y Trapero acabarán en prisión?

Estábamos más acostumbrados a otros nombres en el complejo universo de la Audiencia Nacional, Lamela nunca ha buscado ser un juez estrella. Y se enfrenta a uno de los procesos judiciales más delicados de la democracia española.

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela envió a prisión incondicional al exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y a otros siete exconsellers del Ejecutivo autonómico por delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos relacionados con el proceso que culminó el pasado 27 de septiembre con la declaración de independencia.

La decisión de enviar a prisión provisional a los exconsejeros se fundamenta en los tres supuestos que contempla la ley. El riesgo de fuga lo basa en el hecho de que "algunos querellados ya se han desplazado a otros países" para eludir "posibles responsabilidades penales".

Desde el lunes, Puigdemont está en Bélgica, donde ha expresado sus dudas sobre la imparcialidad de la justicia española. El temor a una huida de los investigados también la fundamenta tanto en la elevada pena que conllevan los delitos de rebelión (hasta 25 años de prisión en este caso), sedición (15 años) y malversación (de ocho a diez años), como en su elevado "poder adquisitivo".

Esa capacidad les permitiría "abandonar fácilmente el territorio español y subsistir en el extranjero".

La juez también cree que podrían destruir pruebas -porque "han ostentado hasta hace solo unos días" cargos públicos- y volver a delinquir, tal como lo han hecho, de forma "planificada y consciente", durante los últimos dos años.

56 AÑOS DE EDAD Y 31 COMO JUEZ

Esta juez, de 56 años, entró en la carrera judicial en junio de 1986, según explican fuentes del Consejo General del Poder Judicial.

La magistrada lleva más de 31 años ejerciendo, aunque fue fichada durante un par de años por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero para un puesto de asesora técnica en el Ministerio de Justicia que dirigía Francisco Caamaño, según recoge Antonio Ruiz Valdivia en ElHuffPost.

Es "muy trabajadora y muy concienzuda", explican a El HuffPost fuentes de su entorno.

Y, además, "muy discreta". Entre los casos más sonados que han estado en sus manos en la Audiencia Nacional destacan la agresión de guardias civiles en Alsasua, Abengoa, Bancaja y la CAM.

Además, fue la magistrada que envió a prisión al expresidente del FC Barcelona Sandro Rosell por blanqueo de capitales. En el juego de equilibrios de la Audiencia, es muy amiga del juez José de la Mata.

Lamela tuvo sus primeros destinos, a finales de los ochenta, en juzgados en Orihuela (Alicante) y Manzanares (Ciudad Real). Y, posteriormente, recalaría precisamente en Cataluña.

Entre 1989 y 1990 ejerció como juez decana en Badalona, en el juzgado número uno de primera instancia e instrucción. El siguiente escalón en su carrera fue la Audiencia Provincial de Barcelona, donde estuvo en la sección décima entre enero de 1991 y febrero de 1993. Estaba en una ciudad en plena ebullición, en pleno sueño olímpico.

La vida de Lamela tenía billete de vuelta a Madrid. Esta licenciada en Derecho por la Universidad Pontificia de Comillas (ICADE) con el grado de sobresaliente y que habla francés e inglés, ocuparía una plaza entre 1993 y 1997 en el juzgado de instrucción número 25 de Madrid. Y llegaría un paso más arriba en la Audiencia Provincial de Madrid.

VÍDEO RELACIONADO: La pregunta del reportero de Sky News que fulminó a Puigdemont