Política
Santi Vila (d), acompañado de Javier Luque. EM

El ex consejero de Empresa del Govern, aún sigue en estado de shock. No le llegaba la camisa al cuello y sus 18 horas entre rejas fueron un infierno, junto al compañero de celda que le tocó en suerte. (La descarnada confesión del exconseller Santi Vila: "El criterio de mi pareja pesa mucho"):

"Se portó muy bien conmigo, me ayudó hasta a hacer la cama y me dijo: Se nota que no ha hecho la mili. Le dije que sólo había estado en la Cruz Roja. Tenía televisión y pasamos la noche saltando de telediario en telediario. Me decía: Mira, ahí hablan de usted, y me preguntaba si me molestaba el sonido de la televisión. El pobre hombre me ha cuidado muchísimo".

Santi Vila desgrana sus recuerdos de aquella aciaga noche para 'LC de 'El Mundo', donde narra que que apenas pegó un ojo y que también se le cortó el estómago. Se iba patas abajo cuando apagaron las luces.

Ese día tan sólo ingirió tres galletas con un poco de mermelada y un café con leche, antes de salir en libertad a las 14 horas del vienes 3 de noviembre de 2017, tras abonar los 50.000 euros de fianza.

"Cuando me metieron en la celda con aquel preso pensé: Voy a tener que compartir celda con él hasta mañana a las ocho. Estaba un poco acojonado. Es algo que no recomiendo ni a mi peor enemigo. Es terrible. Las cárceles son durísimas. Eso que dicen que son como hoteles de cinco estrellas no es así, hay mucha austeridad".

El ex conseller dedicó su mañana en prisión a pasar las entrevistas con el psicólogo, el educador social y el médico. También tuvo tiempo de ir a la biblioteca, donde sacó el libro de Romeo y Julieta de Shakespeare y una obra de Oscar Wilde.

"Me cogí esos libros por si esto se alargaba", dice Vila, quien ha sido el único de los antiguos miembros del Govern que ha podido salir de prisión.

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela entendió que Vila "había desistido voluntariamente de proseguir con el proceso soberanista" al haber dimitido de su cargo un día antes de que se declarase unilateralmente la independencia y, por ello, le dio la oportunidad de salir mediante fianza.