Política
Oriol Junqueras y Carles Puigdemont. CT
Tanto Junqueras y sus excompañeros en el Govern como los Jordis han asegurando que hay una "nueva estrategia" que pasa por el "diálogo" y no por la vía unilateral hacia la independencia

El próximo lunes 4 de diciembre de 2017 -día de Santa Bárbara y a pocas horas del comienzo de la campaña electoral catalana- el magistrado del Supremo Pablo Llarena dará a conocer si deja en libertad a los ocho exconsejeros catalanes y a los líderes de las organizaciones independentistas ANC y Òmnium.

Si los saca de prisión, como piden algunos, lo hará contra el criterio del fiscal y de la acusación popular que ejerce el partido Vox.

Para la Fiscalía, "nada ha cambiado". Las manifestaciones realizadas este viernes por los 10 encarcelados para tratar de revertir esta situación no han convencido a los fiscales de Sala Consuelo Madrigal y Jaime Moreno, que, en coincidencia con la acusación popular, consideran que sigue existiendo riesgo de fuga (en Bruselas permanecen, prófugos, sus excompañeros de Gobierno, con Carles Puigdemont a la cabeza) y también riesgo de reiteración del delito de rebelión.

Oriol Junqueras; los exconsejeros Raül Romeva, Carles Mundó, Dolors Bassa, Joaquim Forn, Meritxell Borràs, Josep Rull y Jordi Turull y los presidentes de Asamblea Nacional Catalana y Ómnium Cultural, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, los diez investigados por las causas relacionadas con el denominado 'procés' han declarado este viernes durante tres horas y media ante el juez instructor a petición propia para poder cambiar la situación de prisión provisional que decretó la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela.

Han sido comparecencias breves, de unos 20 minutos, en las que primero han contestado a las preguntas de su defensa -"¿acata el artículo 155 de la Constitución?", ha sido la primera-, después a las del fiscal y finalmente a las del abogado de Vox, Javier Ortega. Todos han respondido a las acusaciones salvo Junqueras y Romeva.

Los 10 investigados han vuelto luego a las prisiones de Estremera, Soto y Alcala-Meco a la espera de conocer su suerte el lunes a las 9 de la mañana. El dinero que tenían preparado para pagar las eventuales fianzas tendrá que aguardar.