Política
Sergio, chófer de Bárcenas (d). PD

La historia tiene su morbo. Un simple chófer, que fue clave para meter entre rejas al extesorero del PP, Luis Bárcenas, es, a día de hoy, un policía con un carrerón imponente. ¿Tal vez como pago a sus imprescindibles servicios? Puede, pero aún así a Sergio R.E. le tocó pasar por el mismo proceso selectivo que a cientos de miles de aspirantes a entrar en el Cuerpo Nacional de Policía.

Tal y como cuenta este 3 de diciembre de 2017 El Español, la historia de Luis Bárcenas estalla en 2013. Los servicios de información españoles tantearon al entorno de Bárcenas en busca de posibles confidentes. A estos movimientos los bautizaron con el nombre de 'operación Kitchen'. Y en Sergio R.E. encontraron uno de sus recursos más valiosos. 

El 18 de enero de 2013 el diario El Mundo lanzaba la gran bomba:

Bárcenas pagó sobresueldos en negro durante años a parte de la cúpula del PP.

A partir de ahí, la Policía bucea por todos los conductos para conocer la vida de Bárcenas, con quién se reunía, qué hilos movía, qué contactos mantenía con el Partido Popular. Lo vital era asegurarse un confidente y encontraron a varios, pero el esencial fue K2, que se correspondía con la identidad de Sergio, el chófer que el PP le puso a Bárcenas.

Una vez que el extesorero entra en prisión, Sergio R.E. se queda sin persona a la que escoltar y, por tanto, con un futuro laboral incierto. Además, su trabajo ha quedado salpicado por los crecientes rumores sobre su supuesta colaboración policial.

Su siguiente paso fue preparar su acceso a la Policía Nacional a través de las oposiciones. En 2014, apenas un año después de lo de Bárcenas, aprueba los exámenes y accede a la Academia de Ávila, por donde pasan todos los agentes que se están formando.

En septiembre de 2015 por fin pasa a ser aspirante y durante un año hace prácticas en la academia. En junio de 2016 arranca un nuevo periodo de prácticas en un destino complicado, la Línea de la Concepción, donde un uniformado encuentra fácilmente riesgos entre el narcotráfico. A los pocos días, no obstante, Sergio es trasladado a un lugar más apacible, a Moncloa-Aravaca (Madrid). En junio de 2017, hace apenas cinco meses, jura su cargo como policía. 

Tras ser destinado en el puesto fronterizo de Les, en Lleida, donde cumple funciones relacionadas con documentación y extranjería, en la actualidad está en la brigada móvil de la comisaría general de seguridad ciudadana, en Madrid; un cargo jugoso y de difícil acceso.