Política

Les presentamos a Albert Donaire i Malagelada, coordinador de "Mossos per la Independència", y el que se declaraba en rebeldía en las redes sociales, al afirmar que no cumpliría las instrucciones del Mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero: "No pienso retirar ni una sola urna".

Ahora le han pillado soltando un discurso supremacista contra los andaluces que "trabajan tres meses al año" y "se la pasan en los bares".

Son 4 gatos, porque la inmensa mayoría de los Mossos está con la ley, la libertad y el respeto. Donaire, en su furor asociativo, también es miembro de la Asociación Europea de Policías Gays. Albert, por entonces era un muchachote de 27 años de edad de Olot, Coordinador de Mossos per la Independència.

Resulta que este mosso, nos cuenta Dolca Catalunya, es un fanático nacionalista de manual, de los que dice que los retrasos de Vueling de verano de 2016 fueron "una conspiració de l'Estat" y que "Espanya és un càncer terminal". No sólo eso: el pasado marzo en su Facebook compartió el vídeo supremacista e hispanófobo de ETB y añadió un comentario y un icono de carcajada: "Mejor me ahorro decir yo lo que me viene a la cabeza cuando pienso en el típico espanyol".

Ya en 2010, recién aterrizado en los Mossos,  hacía manifestaciones en contra de su promesa de acatamiento a la Constitución, al conseguir ser funcionario del Estado como Mosso. En numerosas entrevistas (y la cancha que le han dado los medios separatistas) se ha declarado favorable a la rebelión contra el Estado. Por ejemplo, en 2014, le preguntaban en una entrevista sobre qué haría en caso de que el estado interviniera los Mossos.

¿Por qué tenemos que pagar y armar a un hombre que alardea de ideas supremacistas? ¿Algo que decir, señores de Asuntos Internos de los Mossos? ¿O sólo sirven para expedientar a agentes que redactan atestados en castellano? ¿Algún comentario, Rufián?