Política
Los acusados en la Audiencia Nacional EFE

Jacobo Orellana, uno de los acusados de pertenecer a una célula yihadista que planeó atentar en Barcelona en 2015, ha declarado este lunes 29 de enero de 2018 en el juicio en la Audiencia Nacional que exclamar 'Alá es grande' (Al·lahu-àkbar) es como decir 'viva Nacho Vidal', descartando así que esta expresión tenga relación con el extremismo islámico.

En un momento del interrogatorio, su abogado le ha preguntado si proclamar 'Alá es grande' es como si un católico afirma 'viva la virgen del Rocío, a lo que Orellana, apodado 'Yacoub', ha contestado: "Sí, es como decir 'viva Nacho Vidal'".

De este modo, el acusado ha negado todos los hechos que se le imputan y ha dicho que nunca ha pertenecido a ninguna célula terrorista y no ha sido líder de ninguna. "Si no pude llegar a hacerme autónomo", se ha quejado Orellana, que antes de ser detenido era frutero.

La Fiscalía pide siete años de prisión para Jacob Orellana por integración en organización terrorista, en concreto por formar parte, junto a otras nueve personas, de la célula 'Fraternidad islámica. Grupo para la predicación del Yihad', que fue desarticulada en Terrasa en la denominada 'operación Caronte' en la primavera de 2015.

Jacobo Orellana es uno de los conversos de este grupo y, según ha explicado a preguntas de su abogado, el Cristianismo y el Islam no son religiones tan diferentes porque comparten "muchas cosas". "Buscando en el Cristianismo, acabé en el Islam", ha comentado.

El acusado, que se ha declarado "catalán no independentista", ha dicho no conocer a los otros imputados en esta causa. Sólo ha señalado que puede haberlos visto en la mezquita de Terrasa donde se conocieron y que en ningún momento habló con nadie de atentar en España.

"Si alguien me dice que va a atentar en mi tierra, o me entra la risa o voy a la Policía. En los atentados de Barcelona casi muere mi prima. ¿Voy a celebrarlo sólo porque sea musulmán?",

ha manifestado.

[VÍDEO XXX] La bestial mutilación y decapitación del ISIS para levantar cabeza en un nuevo califato