Política
Jordi Sánchez TW

El Juez Pablo Llarena se ha opuesto este 6 de febrero de 2018 a dejar en libertad al expresidente de la Assemblea Nacional Catalana y diputado Jordi Sànchez.

Al igual que resolvió con el exconseller de Interior Joaquim Forn, el magistrado de Tribunal Supremo considera que no se puede dar por desaparecido el riesgo de reiteración delictiva en caso de ser excarcelado al tiempo que le reprocha haber revalidado su apoyo a la candidatura de Carles Puigdemont

.Existen además hechos novedosos («nuevos elementos de soporte») que demuestran el rol de Sànchez en el proceso ilegal, explica el juez, que alude a la agenda moleskine incautada a Josep María Jové, el ex número dos de Oriol Junqueras, que recogía las reuniones y decisiones que desarrollaron el «procés».

El líder independentista se encuentra en prisión preventiva desde el pasado 16 de octubre, cuando fue encarcelado junto al presidente de Òmnium Jordi Cuixart por la juez Carmen Lamela.

Ambos son considerados los agitadores del independentismo en las calles, los líderes de las movilizaciones.

Jordi Sànchez solicitó su libertad el pasado 12 de enero, con un escrito en el que fue más lejos que nunca.

El antiguo presidente de la ANC expresó su rechazo al enfrentamiento con el Estado para lograr la independencia catalana y renegó de la vía unilateral.

«Debemos reiterar que nunca ha defendido la unilateralidad, siempre ha defendido la vía pacífica y democrática».

En ese escrito, Sànchez, diputado en el Parlamento catalán con Junts per Cataluña, lanzó un aviso claro al fugado Carles Puigdemont, el expresidente catalán y cabeza de lista de dicha lista electoral.

Con su intención de recalcar esa renuncia a la vía unilateral, para desvirtuar el riesgo de reiteración delictiva que le atribuye el juez, Sànchez aseguró que «no seguirá ninguna decisión» si su partido político opta por una declaración unilateral de independencia, como la del pasado 27 de octubre.