Política
La Policía Nacional contra los Mossos, que apoyan el referéndum ilegal del 1-O. EF

Las grabaciones del 1-O de las conversaciones de los Mossos ponen de manifiesto que la policía catalana no se coordinó con la española y "se sorprendió ante la presencia y las cargas inesperadas", afirma La Vanguardia, que es una forma de decir que estaban más para defender a los revoltosos separatistas que simulaban ser aporreados que ayudar a la Policía Nacional. --Los audios de los Mossos del 1-0: “Nuestra tarea es auxiliar a los heridos y dar consejo”--

Los Mossos d'Esquadra recibieron la instrucción de "auxiliar a los heridos y dar consejo a las personas que se encuentren en las inmediaciones" durante la jornada del referéndum del 1 de octubre mientras la Policía Nacional acudía a los colegios para evitar la votación, tal y como había ordenado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.Susanna Griso deja 'KO' al Gobierno Rajoy al implicar en el golpe del 1-O al nuevo jefe de los Mossos

Unas grabaciones que permiten construir un relato detallado y preciso de aquella jornada, puesto que arrancaron a las 6.27 horas y continuaron ininterrumpidamente hasta las 23.39 horas de la noche en más de mil comunicaciones. Esta es la historia del día del referéndum en Barcelona contada desde las entrañas del cuerpo autonómico:Cientos de manifestantes se aprovechan de la dejadez de los Mossos para romper su cordón, rodear el Parlament y exigir que 'Puchi' sea investido

"La gente empieza a faltar y a insultar", explica un mosso. "Han llegado las noticias de las cargas y la gente está cortando la calle con los contenedores", cuenta otro de sus compañeros. "La gente se está poniendo nerviosa. Hay un tumulto bastante importante".

"Ya pueden ir pidiendo unas ambulancias, porque es no va a acabar bien". Pero en paralelo a ese nerviosismo, la Policía Nacional se va retirando de algunos colegios y los ciudadanos proceden a votar con cierta normalidad.

Tanto en la Audiencia Nacional como en el Tribunal Supremo se investiga el papel que tuvieron el 1-0. La Guardia Civil acusa al cuerpo policial de pasividad e inacción frente a un mandato judicial que ordenaba prohibir la votación y cerrar los colegios electorales. En estas causas se encuentran investigados por un lado el ex mayor de los Mossos Josep Lluis Trapero y por el otro el ex conseller de Interior Joaquim Forn.Esperpéntica caza a Puchi: los Mossos registran el taxi en el que iba Xavier Domènech

A La Vanguardia del Grande de España se olvida contar que la Guardia Civil ha enviado a la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela un exhaustivo informe sobre las comunicaciones internas entre los mandos de los Mossos y las patrullas de calle el día antes del referéndum unilateral y durante el mismo 1-O en el que, tras analizar los mensajes e instrucciones, llega a la conclusión de que existió un operativo específico para conocer los movimientos de las unidades del instituto armado y de la Policía Nacional.

La Guardia Civil se personó el 17 de octubre en la sede del teléfono de emergencias 112. Los agentes buscaban conversaciones internas de los Mossos efectuadas a través del sistema de comunicación por radio el 1-O, las instrucciones dadas y la identificación y localización, mediante esos mensajes, de los vehículos de Guardia Civil y Policía. "Nos vigilaban más a nosotros que actuar", han explicado una fuentes del instituto armado.