Política
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. EF
Tras lo dicho por el ministro de Interior, este 14 de junio de 2018, en los micrófonos de Onda Cero se entiende mejor por qué los diputados independentistas votaron con tanto entusiasmo la moción de censura

Tras lo dicho por el ministro de Interior, este 14 de junio de 2018, en los micrófonos de Onda Cero se entiende mejor por qué los diputados independentistas catalanes votaron con tanto entusiasmo la moción de censura contra Mariano Rajoy y llevarán en volandas a Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno de España.

Poco a poco, y en apenas siete días, el Gobierno de Pedro Sánchez ha comenzado a mostrar las cartas ocultas de su pacto con los independentistas a cambio de los votos de los diputados de ERC y PDeCAT  a la moción de censura contra Mariano Rajoy.

Si el pasado viernes el Consejo de Ministros aprobó -en su primera reunión- levantar el control de Hacienda a las finanzas de la Generalitat, dos días después la ministra de Administraciones Territoriales, Meritxell Batet, propuso una reforma de la Constitución.

Y este jueves, el encargado de enseñar la patita, ha sido el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, sin duda alguna el miembro del Gobierno Sánchez con más calado y personalidad

En una entrevista con Carlos Alsina en Onda Cero, el siempre brillante y sosegado Marlaska ha respaldado que se traslade a prisiones de Cataluña a los exconsejeros y líderes del procés encarcelados, si así lo autoriza el juez Pablo Llarena.

"Cuando existe la posibilidad de que va haber cinco o seis meses de que una persona no va a ser requerida judicialmente, y siempre que conste la autorización del juez, se puede evaluar un traslado que ayude a una vida personal más fácil".

Grande-Marlaska, que ha situado a Cataluña como "el tema más complejo" y uno de los tres grandes desafíos del Estado junto al terrorismo y la corrupción, ha evitado pronunciarse sobre si Carles Puigdemont y el actual presidente de la Generalitat, Quim Torra, tienen razones para desconfiar de él, algo que, dice, no le genera ninguna incomodidad.

A este respecto, ha insistido en que, en su opinión, "se podría y se debería evaluar" un traslado a cárceles catalanas de los líderes independentistas que están en prisión provisional para facilitar su vida familiar, pero "siempre que el juez manifestara que no hay inconveniente". 

Hace unas semanas, el diputado de ERC, Gabriel Rufián, desató un enorme revuelo con un tuit en el que decía que si Sánchez quería los votos de su partido para la moción de censura debía ir a la cárcel de Estremera a pedirselos directamente a Oriol Junqueras.