Política
Marta Sorlí (Compromís), Ángela Rodríguez (En Marea) y Teresa Jordà (ERC) Twitter
Encuesta¿Cuál es el escándalo más gordo de Podemos?

Lo cuenta con todo lujo de detalles Okdiario este 18 de marzo de 2017. Podemos, que siempre ha hecho bandera de no gastarse pasta en los desplazamientos de sus cargos políticos, acaba de ver, una vez más, como sus promesas no son más que papel mojado.

Y es que las diputadas Ángela Rodríguez (En Marea) y Marta Sorlí (Compromís), en compañía de Teresa Jordà (ERC) se pegaron un opíparo viaje, inicialmente decCinco días en Nueva York, aunque al final tuvieron que recortarlo para regresar precipitadamente y votar en el Congreso para tirar por tierra el Real Decreto sobre los estibadores.

Las parlamentarias se alojaron en hotel de cuatro estrellas con traslados y dietas gratis. Lo curioso es que sabían que el 16 de marzo de 2017 se votaba ese decreto en la Cámara Baja, pero decidieron viajar a Nueva York para participar en la sesión de la Comisión Jurídica y Social de mujeres que se celebra en la sede de las Naciones Unidas.

Viajaron en una delegación encabezada por la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, aunque fueron las únicas. El resto de formaciones, conscientes de lo limitado de la votación, llamaron a filas a sus diputadas. Ninguna de ellas viajó finalmente: Micaela Navarro y Ángeles Álvarez, por parte del PSOE, las populares Alicia Sánchez-Camacho y Marta González Vázquez, Patricia Reyes y Marta Martín, de Ciudadanos y Mikel Legarda, del PNV. Todos ellos decidieron quedarse en Madrid para votar con sus grupos en el pleno.

Y para que todo el mundo viese la 'hazaña' que tuvieron que afrontar, fueron dando cumplida cuenta de su regreso en las redes sociales e incluso llegaron a destacar el 'estrés' que les habría generado buscar vuelos para llegar a tiempo a la votación, una gestión de la que se encarga directamente el Congreso. De acuerdo a los precios de los vuelos, un Nueva York-Madrid sin apenas antelación rondaría los 2.000 euros.

Pero este no fue el único gasto. Y es que habían reservado hotel hasta la mañana de este 18 de marzo de 2017, lo que implicó que hayan dejado la habitación tres días vacía, pero pagándola igualmente. Y el alojamiento no era precisamente una chabola, sino el Grand Hyatt de Manhattan, cuyo precio mínimo es de unos 200-250 euros.
Este hotel está situado junto a la Grand Central Station, con vistas privilegiadas de la isla.

LOS DETALLES

La habitación más sencilla y económica tiene 26 metros cuadrados y está equipada con un televisor HD de pantalla plana, junto a una cadena de música de alta calidad.

Las habitaciones dobles o triples tienen un precio de hasta 553 euros por noche , dependiendo de la gama de calidad que escogieran las tres parlamentarias.

También cabe destacar el servicio que ofrece el hotel a la hora de cenar en su lujoso restaurante de New York Central, en el que una ensalada césar costaría 13 euros, una sopa de tomate asado 12 euros o un pescado del día por 31 euros.

Los cócteles en el bar tienen un precio de 16 euros, mientras que las cervezas pueden llegar a costar hasta 8 euros.

El hotel también cuenta con unas instalaciones de spa de lujo, con unos servicios que pueden pasar de los 242 euros hasta los 354 euros.

Además, según fuentes parlamentarias, el viaje se realizó en business, con un servicio de transporte propio que les llevó desde el aeropuerto hasta el hotel. Los diputados disfrutan además de una asignación de 150 euros por dietas en gastos de viaje.