Política

Mítin de Podemos en el Congreso. El 'botellón' de Podemos envuelto bajo el celofán de moción de censura ha comenzado con la primera dama 'Yoko Ono' tachando al PP de 'franquista'. Nada nuevo. Lo mejor es que ha acusado con un tono faltón y macarra al PP de haber conseguido una "falsa recuperación económica a golpe de talonario de la especulación inmobiliaria".

Montero debe haberse olvidado que en su partido hay un tal Ramón Espinar que dio un pelotazo de 30.000 euros gracias a un pelotazo con Vivienda Protegida.

Ha citado a Rosa Parks, icono del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos por haberse negado a ceder el asiento a un blanco, cuando fue su novio el que sacó pecho de haberle pegado a "gentuza de clase mucho más baja que la nuestra".

Ha hablado de 'feminismo ante la resignación' cuando en su partido ha habido denuncias por acoso machista en los círculos de Madrid.

Ha citado a Clara Campoamor cuando Montero no le llega ni a la suela de los zapatos a esas auténticas feministas que luchaban por los derechos de la mujer y no por salir en los telediarios pegando pegatinas contra el 'despatarre'.

Ha defendido a la UCO y a la Guardia Civil cuando ha sido su partido el que arropó a los agresores de los guardias civiles y sus novias (toma feminismo) de Alsasua, a quienes les gritan en la calle 'fuera de aqui'. El único tricornio que vale para Podemos es el que investiga al PP...