Política
La Reina Sofía TV
Las cosas no pintan nada bien con Doña Letizia, que no deja que Doña Sofía ejerza de abuela con las infantas

Mucho han cambiado las cosas para su desgracia, y todo por obra y gracia de Iñaki Urdangarín. La Infanta Cristina, a quien aconsejaron que se divorciara, ha decidido condenarse a una vida de exilio,y la Infanta Elena apenas tiene presencia social.

A todo esto, el rey emérito se ha borrado de las obligaciones reales o bien le han borrado, y la única que todavía sigue teniendo algo de protagonismo es Doña Sofía.

Según informa 'EsDiario', daba la sensación de que la soberana se llevaba bien con su hijo y su nuera. Sin embargo, las cosas no pintan nada bien con Doña Letizia, que no deja que Doña Sofía ejerza de abuela con las infantas tanto como le gustaría.

Al respecto, la periodista Pilar Eyre explicó que la Reina emérita, en una reunión familiar, se desahogó sobre esta cuestión:

"No sé ni cómo están (Leonor y Sofía). No las veo nunca. No me dejan verlas. Yo que vivo al lado no puedo ir a su casa. Y, sin embargo, la madre de Letizia está siempre ahí".

Sin duda, un gran dolor el que lleva dentro. Pero no es la única, porque según Jaime Peñafiel, la infanta Leonorse habría quejado a una compañera de clase

"de que su mamá no la dejaba ver a su abuela más querida y que papá no podía hacer nada porque era ella quien mandaba".

En este punto hay que recordar que la reina Letizia se ha ocupado y preocupado porque su madre tenga contacto con sus niñas. Paloma Rocasolano va un par de veces a la semana a recoger a sus nietas. Les da la merienda, juegan y hacen los deberes. Además, cuando los reyes tienen que viajar, es ella quien se queda a cargo de las infantas.

El hecho de que cada vez sean más los periodistas acreditados que aborden esta cuestión hace que la imagen de doña Letizia se vea muy perjudicada porque ahonda en ese fuerte carácter que algunos le censuran. Pasan los años y la soberana no consigue conectar con una parte de la sociedad. No beneficia la actitud que ella y el rey mantienen a propósito de sus hijas.

La misma fue tomada el día del desfile de las fuerzas armadas y de ahí la coincidencia de vestuario. La pequeña luce sonriente y muy guapa. Para nada se la nota nerviosa. Da la impresión de que está acostumbrada a llamar la atención.

Quizás sus padres deberían dejarse llevar por su naturalidad y no ser tan rígidos. Ya se lo aconsejó en una ocasión la Super Nanny a doña Letizia, que fuera menos exigente y más laxa con las pequeñas.