Política
El Rey Juan Carlos I. ES

Lo del 28 de junio no lo lleva muy bien el Rey emérito, y sobre todo con su hijo. Pero esta vez ha dicho basta. No piensa consentir "ni una humillación más". (La razón del Rey Felipe para prohibir un merecido homenaje a su dolido padre).

Lo de irse al traste el 'gesto' por su 80 cumpleaños que la Casa del Rey no había previsto, se lo ha tomado muy a pecho, aunque se ha slaido con la suya en cierto modo: los Reyes eméritos tendrán su fotografía. Será el 6 de enero en la tradicional celebración de la Pascual Militar en el Palacio Real. Estará el Gobierno, con Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal a la cabeza; las altas instituciones del Estado y la cúpula de las Fuerzas Armadas.

Según da cuenta 'EsDiario', este lunes 18 de diciembre de 2017 se confirmó que Don Juan Carlos y Doña Sofía participarán en estos actos de la Pascua Militar como parte de las iniciativas que se celebrarán durante todo 2018 para celebrar que ambos cumplen los 80 años, según ha informado el Palacio de la Zarzuela.

La Pascua Militar está presidida por Felipe VI y la Reina Letizia y tradicionalmente cuenta con la asistencia de otras autoridades como el presidente del Gobierno, la ministra de Defensa, el de Interior, Juan Ignacio Zoido, y la cúpula de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil.

Don Juan Carlos cumplirá 80 años tan sólo un día antes, el 5 de enero, y Doña Sofía lo hará el 2 de noviembre del mismo año. Con motivo de estos aniversarios, la Casa del Rey ha decidido ahora impulsar -conocido el sentir de Don Juan Carlos y Doña Sofía sobre el trato recibido desde la abdicación- una serie de iniciativas y actividades públicas "a través de distintos ámbitos de la sociedad española", que se desarrollarán a lo largo del próximo año.

Pero, ¿qué sucedió realmente aquel 28 de junio, que ha obligado ahora a adoptar medidas conciliadoras entre el hijo y el padre? Sencillamente, algo que el antiguo Monarca no se esperaba: que se le privara del gran homenaje que él entiende sigue pendiente desde su abdicación.

El Congreso celebró aquel día con todos los honores del acto solemne del 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas y reunió en el hemiciclo a todos los protagonistas de la Transición. Todos menos Don Juan Carlos y Doña Sofía. Mucho se escribió entonces sobre aquella ausencia, aunque solo un dato quedó confirmado: la no presencia del Rey emérito no fue responsabilidad de la presidenta de la Cámara, Ana Pastor.

Zarzuela salió al paso tirando del argumentario que se instaló tras la abdicación. "No hay dos reyes, jefe del Estado solo hay uno, Felipe VI". Pero, entre bambalinas, mucho se comentó de la decisión, que muchos analistas enmarcaron en el expreso deseo del actual Monarca por cerrar para siembre el juancarlismo.

Sin embargo, en ese propósito del nuevo Rey -y según denuncia el entorno de Don Juan Carlos, en especial de la Reina Letizia- se ha colado ahora la citada y no menos importante efemérides. El 80 cumpleaños de padre de la Transición.

Algunos de los políticos y empresarios que sirven de nexo de unión entre el antiguo y el actual inquilino del Palacio de La Zarzuela habían sugerido hace tiempo a Felipe VI la conveniencia de organizar una serie de actos que sirvieran de homenaje a su padre. Sin embargo, el equipo que rodea ahora al Monarca y que encabeza Jaime Alfonsín, tampoco veía la oportunidad de que este acto se celebrara ni que, siquiera, tuviera sentido.

Sin embargo, para evitar un terremoto mayor en la Familia Real -las Infantas Elena y Cristina han cerrado filas con su padre frente a su hermano-, Zarzuela ha decidido ceder y llegar a una solución intermedia.