Política

Ni besamanos ni aplausos, aunque Colau dio su brazo a torcer en esto último, quizá noqueada por la lección que desde la tribuna les acababa de dar el rey de España en la cena que precedía este domingo 25 de febrero de 2018 a la inauguración del Mobile World Congress. (El soberano corte de Tabarnia a los 'indepes' que cargan contra Felipe VI en pleno MWC).

Felipe VI, en su primera visita a Cataluña desde que el 27 de agosto encabezase la manifestación tras los atentados de las Ramblas y Cambrils, ha presidido en el Palau de la Música de Barcelona el acto institucional marcado por el boicot de la alcaldesa de la ciudad, del presidente del Parlament y de los representantes de la Generalitat. (Con estas porras calientan las cacerolas 'indepes' los mossos: "¡Hijoputas!").

Y ha realizado un discurso que se ha escuchado como un espaldarazo de la Corona, y en concreto del Rey, a un evento al que siempre ha apoyado desde que se celebra en Barcelona desde 2006. Tras el mismo, Torrent, el presidente del Parlament, ha dejado ver una vez más su verdadera rostro: no ha aplaudido y se ha movido inquieto en su asiento en plan chulesco, quizá cabreado por las palabras del monarca:

"La cooperación institucional con objetivos claros y en beneficio de todos es una clave evidente de este éxito".

Pero contundente ha sido con una advertencia de lo que puede suceder con el MWC si no se prolonga esta cooperación y se dispara la tensión política, el Rey ha apuntado que

"este compromiso firme de nuestras administraciones, corporaciones y compañías debe ser siempre un propósito esencial para que este encuentro siga consolidando de cara al futuro su proyección e influencia a todo el mundo; y lo haga desde aquí mismo, desde Barcelona".

Dicho en catalán, en una intervención en la que también usó el castellano y el inglés, este de forma mayoritaria. (La mano de hostias a Rufián por su marranada sobre el plante al rey Felipe VI).