Política
Albert Rivera e Inés Arrimadas celebrando con militantes de Ciudadanos el triunfo de la Selección Española. EF
Podemos perdería más de cuatro puntos desde el 21,15% logrado en junio de 2016, un resultado que ya fue sensiblemente peor que la suma de Podemos e Izquierda Unida en diciembre de 2015

Sólo son encuestas, pero en La Moncloa esta tiene que haber sentado a cuerno quemado.

El sondeo que publica El Confidencial este lunes otorga una notable ventaja a Ciudadanos, que ganaría las elecciones con un 28,5% de los votos y deja al segundo partido justo a siete puntos.

Una segunda plaza, por cierto, en la que encontraríamos al PSOE con un 21,5% de los sufragios, así los socialistas superarían a los populares, si bien lo harían por sólo una décima: el PP es tercero con un 21,4%. Muy por detrás estaría Podemos, que se queda con un 17%.

El dato más impactante es la espectacular subida de Ciudadanos, que obtendría bastante más del doble de los votos que tuvo en junio de 2016: pasaría de 3,1 millones a 7,1 y de un 13% al 28,5% en porcentaje.

La subida meteórica de los de Albert Rivera es paralela al descalabro del PP: los populares perderían más de un tercio de sus apoyos para pasar del 33% al 21,4%, dejándose más de 2,5 millones de votos: tuvieron 7,9 y se quedarían en 5,37.

El PSOE lograría seguir siendo el segundo partido, pero también perdería apoyos: en junio de 2016 logró un 22,63% y siempre según los datos de la encuesta se dejaría algo más de un punto.

Eso sí, los socialistas podrían consolarse con la caída de su rival en la izquierda: Podemos perdería más de cuatro puntos desde el 21,15% logrado en junio de 2016, un resultado que ya fue sensiblemente peor que la suma de Podemos e Izquierda Unida en diciembre de 2015.

Otro dato interesante del sondeo es que el PACMA podría lograr un escaño por primera vez, ya que el sondeo les otorga un 2% del voto válido y un 3,4% en la provincia de Madrid, lo que les daría un diputado e incluso podría lograr otro en Barcelona.

La encuesta se realizó durante la última semana de febrero, ha contado con más de 1.400 entrevistas y pronostica una participación del 72,5%, sensiblemente más alta que las de las últimas elecciones, cuando fue del 66,5%.