Política
Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias. EP
La buena noticia para el centro derecha es que ambas formaciones podrían gobernar sin el apoyo de terceros partidos, ya que sumarían un mínimo de 183 diputados (siete por encima de la mayoría absoluta del Congreso)

No son buenas noticias para los 'gurús' de La Moncloa, pero habida cuenta de lo que les ha caído encima otros fines de semana, con sondeos varios, la encuesta que publica este 18 de marzo de 2018 el diario 'La Vanguardia' tampoco es tan catastrófica para los populares.

La encuesta de GAD3, realizada entre los días 12 y 14 de marzo, sitúa al partido de Albert Rivera más de tres puntos por encima de la formación que lidera Mariano Rajoy y coloca a ambos grupos en una suerte de empate técnico en lo relativo a la cosecha de escaños si hoy se celebraran elecciones generales.

Cs obtendría ahora más del 27% de los sufragios y entre 91 y 93 diputados. Y el Partido Popular lograría casi un 24% de los votos y se adjudicaría entre 92 y 94 escaños.

Es decir, mientras el partido de Rivera sumaría hasta 61 diputados a los 32 que obtuvo el 26 de junio del 2016, el PP cedería hasta 45.

La buena noticia para el centro derecha es que ambas formaciones podrían gobernar sin el apoyo de terceros partidos, ya que sumarían un mínimo de 183 diputados (siete por encima de la mayoría absoluta del Congreso).

Retroceso de la izquierda

Paralelamente, la izquierda sufriría un visible retroceso a cuenta del hundimiento de Unidos Podemos, que coexistiría con un estancamiento a la baja del PSOE.

La formación que lidera Pablo Iglesias perdería más de cuatro puntos en cuota de voto y hasta 19 de sus actuales 71 diputados en la Cámara baja.

Pero la caída de Podemos no se vería neutralizada por el eventual avance del partido de Pedro Sánchez, pues el PSOE cedería incluso unas décimas con respecto a su resultado del 2016 y, como mucho, sumaría entre uno y tres escaños más.

El resto del mapa político ofrecería pocos cambios, aunque significativos en Cataluña.

Ahí, Esquerra sumaría hasta un total de 11 escaños (dos más que ahora), en un avance que permitiría al partido de Oriol Junqueras disputar la victoria a la confluencia catalana de Podemos y aumentar su ventaja sobre el PDECat, que podría ceder hasta tres escaños de los ocho actuales.

Asimismo, las preferencias sobre el partido ganador en unos eventuales comicios sitúan a Cs en primera línea (casi un 28% de los consultados apuesta por su victoria), seguido del PSOE (18%) y, ya a mayor distancia, Podemos (14,5%) y PP (algo menos del 14%).

En cambio, las preferencias presidenciales dejan a Rajoy en segunda posición (casi el 15% se inclina por él), ligeramente por encima de Sánchez (13,2%) o Iglesias (11,8%). Pero Rivera también se impone aquí como el preferido, con un apoyo cercano al 25%.

Los principales factores que explican el declive del PP son el propio desgaste del Gobierno y el impacto de la corrupción sobre la marca popular.

La valoración del Ejecutivo es todo un síntoma de ese desgaste, ya que más del 52% de los consultados juzgan negativamente la gestión del Gabinete, mientras que sólo un 11% aprueba su labor y un 36% la califica de regular.

De hecho, la falta de fuelle del Gobierno se aprecia en el hecho de que más de un 42% considera que Rajoy debería disolver las Cámaras y convocar elecciones, ya que no ha conseguido aprobar los Presupuestos de este año.

Ahora bien, el elemento más decisivo en el desgaste del Gobierno popular son los escándalos de corrupción, un tema que figura como el segundo problema de España (a apenas cuatro puntos del desempleo).

La actuación del líder del PP frente a los casos de corrupción que afectan a su partido es juzgada negativamente por más del 75% de los consultados (e incluso por más de un tercio de quienes tienen intención de votarle).

Sólo el 14% de los ciudadanos valora positivamente la respuesta de Rajoy a los escándalos del PP.