Política
Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera. PD
La novedad que aporta el realizado por Metroscopia para 'El País', es que Ciudadanos detiene su meteórico ascenso, si bien sigue por cuarto mes consecutivo como la opción política preferida

La encuesta de Metroscopia, que este 8 de abril de 2018 publica 'El País', tiene que haber provocado más de un cólico en el equipo de Mariano Rajoy y sudores fríos en el de Pedro Sánchez.

Los datos del sondeo confirman que el partido de Rivera está de moda y puede que por mucho tiempo. Encabeza la estimación de voto, tiene el líder mejor valorado, su actuación es mayoritariamente respaldada y, además, es el partido que más ilusiona al 38% de los españoles.

Tampoco tiene que haber sentado muy bien en el entorno de Pablo Iglesias, porque por bloques ideológicos también se aprecia una evolución clara hacia la hegemonía en España del centroderecha: la suma de PP y Ciudadanos alcanza el 49,1%, mientras que la unión de PSOE y Podemos representa sólo el 37,4%. 

Esto es muy relevante, porque en 2016 PP y Cs sumaron un 46,1% y PSOE y Podemos  el 43,8%.

Otro detalle muy importante es que Rivera, como intentó en 2014, podría formar gobierno con Sánchez y echar a Rajoy de La Moncloa. En esta ocasión, a diferencia de entonces, sin necesidad siquiera de contar con el 'beneplácito' de Iglesias.

A la vista de este sondeo y de todos los publicados desde principios de año, parece evidente que idilio de los españoles con el partido de Albert Rivera.

La novedad que aporta 'El País', tan entregado como está a Rivera, es que Ciudadanos detiene su meteórico ascenso, si bien sigue por cuarto mes consecutivo como la opción política preferida y, lo que es más importante, incrementa su ventaja respecto al PP debido al descalabro del partido de Mariano Rajoy.

La encuesta de Metroscopia, realizada los días 4 y 5 de abril, en plena tormenta por el caso del máster de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, sitúa a Ciudadanos en cabeza con una estimación de voto del 28,7%.

Ese dato supone un cambio de tendencia para el partido dirigido por Rivera, que cae dos décimas después de subir ininterrumpidamente desde julio del año pasado. Sin embargo, esta formación logra consolidar su posición hegemónica debido a que sus rivales pierden mucho más.

Así, Ciudadanos amplía hasta los 8,3 puntos su distancia respecto al PP, que cae 1,1 puntos y se sitúa en el 20,4%, su cifra más baja de los últimos tres años.

Por su parte, el PSOE se coloca en el 19,1% en estimación de voto, pierde tres décimas y prolonga la tendencia a la baja iniciada en noviembre de 2017.

Pero lo más inquietante para los socialistas es que su rival por la izquierda, Podemos, se acerca peligrosamente y se sitúa en el 18,3%, siempre y cuando la formación de Pablo Iglesias concurra a las próximas elecciones de la mano de Izquierda Unida y de todas las confluencias con las que se presentó en 2016 (El cursi Pablo Iglesias asegura que él e Irene Montero han sorteado los apellidos de sus mellizos).