Política
El espía con el abogado proetarra Boye. PD

El régimen marroquí ha comunicado su apoyo al gobierno español en la crisis catalana y se ha mostrado en contra de una Cataluña independiente. Si esto es así, ¿por qué uno de sus agentes apoya el independentismo catalán?

Las relaciones entre España y Marruecos pasan por buenos momentos, tanto en la lucha contra el yihadismo como en la cooperación bilateral en muy diversos ámbitos. Algunos han querido ver que la cancelación a última hora de la visita de los Reyes de España a ese país ha supuesto un enfriamiento en las relaciones. Nada más lejos de la realidad.

Cuando el gobierno autónomo de Cataluña puso en jaque al gobierno de la nación, Marruecos se apresuró a declarar abiertamente su apoyo al ejecutivo español y su apuesta por la unidad e integridad territorial española (sin hacer mención expresa incluso a Ceuta y Melilla).

Si esto es así, ¿cómo permite que uno de sus agentes secretos apoye al independentismo catalán? ¿Actúa por libre este personaje, o sigue las instrucciones de Rabat? Sus paseos por el consulado de Marruecos en Barcelona son frecuentes, allí es bien recibido. Hablamos de Halifa Mohamed Chaib, de nacionalidad española y residente en Melilla, donde se le conoce como 'El Gordo' -Fieles a Mohamed VI e islamistas pugnan por el control de los musulmanes en España-.

Sus dudosas tramas mercantiles y empresariales le hacen relacionarse estrechamente con individuos como Gonzalo Boyé, condenado a 14 años de prisión por colaboración con la banda terrorista ETA en el secuestro de Emiliano Revilla, y actualmente uno de los abogados del golpista Carles Puigdemont y de algunos de los ex-consejeros catalanes que por ahora se encuentran en Bélgica. Pocas cosas nos pueden sorprender ya -La agenda de Boyé incluye también la representación del líder del principal partido musulmán de Melilla, Mustafa Aberchan-.

¿Por qué Halifa se relaciona con este abogado? Este espía carece de formación académica y aparentemente no tiene oficio pero sí beneficios de dudosa procedencia por sus ya mencionadas tramas empresariales, aunque se declara persona sin recursos. Reside en la Cañada de Hidum, uno de los barrios más pobres y polémicos de Melilla, aunque su lujoso domicilio particular nada tiene que ver con las humildísimas casas de sus vecinos. Todo ello hace pensar que esté bien respaldado por Marruecos, de quien recibe un sueldo. Por las últimas maniobras de Halifa en apoyo al independentismo catalán, se cree que está actuando en su propio beneficio desoyendo, por tanto, la postura oficial de Rabat. ¿Tolera Rabat estas actividades, o simplemente las desconoce?

Este español tan antiespañol, Halifa El Gordo, aprovecha sus viajes a Barcelona para convertirse también en mediador con la abogada de Atiqa Bouhouria Moulay Meliani (cónyuge de Noueddine Ziani, otro agente marroquí ya expulsado de España).
 
Ambos están acusados en una denuncia que ha interpuesto la Unión de Centros Culturales Islámicos de Cataluña por "apropiación indebida y falsedad en documento mercantil", es decir, desviar fondos marroquíes en beneficio propio, olvidándose que es la colonia residente la que debía beneficiarse de ese dinero . ¿Por qué Halifa tiene tanto interés en este asunto? Puede que sea porque altos cargos de la seguridad marroquí, que se benefician del negocio, están preocupados con este juicio,...  ¡ No sea que se les cierre el grifo !