Pablo Iglesias: “Os gusta Podemos ¿eh? Normal si somos la polla con cebolla” I JOAQUÍN REYES

Un divertido análisis de Luis Arroyo, profesor, sociólogo, experto en comunicacion y asesor de Pedro Sánchez

clipping

Pablo Iglesias no se va a cortar la coleta, pero sí está en eso de 'lavar y peinar' Podemos

El artículo aparece en el online 'Infolibre' y no tiene desperdicio

Periodista Digital, 01 de noviembre de 2014 a las 08:18

El artículo aparece en el online Infolibre y es uno de lo que periódicamente publica Luis Arroyo en una sección que ha bautizado 'Desde la Tramoya'.

La pieza, de la que recogemos los fragmentos más significativos, tiene un enorme interés por la personalidad de su autor, autor de libros como 'El poder político en escena' y 'Frases como puños', director de Asesores de Comunicación Pública y consultor 'externo' de comunicación en el equipo del socialista Pedro Sánchez, pero sobre todo por lo que se ha venido llamar, con una mezcla de admiración, temor y sorpresa, el 'fenómeno' Podemos.

Basta echar un vistazo al barómetro de laSexta (Pablo Iglesias, el preferido de los españoles para ser presidente de Gobierno) con que abríamos este 31 de noviembre de 2014 Periodista Digital o analizar el sondeo que el CIS hará público este lunes 3 noviembre 2014 (Primera fuerza en intención directa de voto), para concluir que por primera vez desde que España vive en democracia y son casi 40 años, en los que la izquierda radical tiene a su alcance el objetivo de gobernar y 'cambiar el país'.

De forma heterodoxa: bajo premisas nuevas, alimentadas con la experiencia de movimientos como el 15-M, renunciando a su nombre y sus banderas y buscando, con un populismo descarado, el voto de la enorme cantidad de españoles que, sin identificarse como izquierdistas, se sienten decepcionados por la corrupción y lejanía que destila el sistema político.

Es importante saber quiénes son y pueden llegar a ser los integrantes  del grupo de apasionados de la política obsesinados por el por, que se aglutina en torno a Pablo Iglesias y en Periodista Digital he publicado mucho al respecto ([VÍDEO] Pablo Iglesias se derrite en elogios a Amaiur y ETA).

Pero mucho más relevante  es entender que les ha permitido lograr una popularidad desbordante  y que, por ahora, sean la única opción que muchos ciudadanos perciben como renovadora.

También es clave, desvelar sus tácticas y en ese terreno, es revelador lo que escribe Luis Arroyo:

No se va a cortar la coleta porque "es marca de la casa", ha dicho Pablo Iglesias Turrión ante cinco millones de espectadores el domingo pasado en Salvados.

Pero ha reconocido también que "el equipo de campaña de las narices" le recomendó que se quitara el pendiente y que se vistiera mejor. Y él aceptó. Es decir, cortar, no: pero sí lavar y peinar. En eso está Podemos.

Es bueno recordar cuál es el origen organizativo de Podemos. Juan Carlos Monedero era conocido hace década y media en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Complutense.

Se sabía que viajaba con frecuencia a la América anti-imperialista (Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero con sus amigos de la Guardia en el Palacio del tirano chavista) y hacía consultoría con sus colegas y alumnos más aventajados, aprovechando los frecuentes acuerdos de colaboración con países, instituciones y gobiernos.

El y sus alumnos y colegas -Iglesias entre ellos- eran la izquierda de la izquierda, y por eso viajaban casi siempre a los mismos países, y frecuentaban los mismos colectivos políticos nacionales alternativos (El tinglado bolivariano).

Pero en el departamento de al lado, que era también el mío, Carolina Bescansa trabajaba para el PSOE haciendo encuestas e investigaciones cualitativas, de la mano de mi admirado Julián Santamaría, uno de los sociólogos más solicitados por el PSOE.

Está bien todo eso de "la casta", pero sería más honesto no confundir al personal: Podemos no es una reunión de amas de casa, parados de larga duración y jóvenes idealistas (Pablo Iglesias, el mandamás de 'Podemos', ya tiene escolta).

No es un movimiento espontáneo en torno a una causa compartida, como pueden ser los desahuciados, el personal de la salud pública o los taxistas. Podemos es un producto de laboratorio, diseñado por especialistas en framing, en narratología (storytelling dirían en la escuela de negocios de al lado), en persuasión, en comunicación política.

No son cómicos como Beppe Grillo, o mandos intermedios del ejército como Chávez, en misión salvífica repentina. Tampoco son viejos militantes esencialistas como Sarah Palin o Esperanza Aguirre o Reagan o Tsipras.

Aunque todos esos líderes son muy distintos entre sí, comparten sin embargo un mismo credo que, sí, con seguridad, en una clase de Juan Carlos, de Pablo o de Carolina, siguiendo el manual, llamarían "populista".

Ese credo dice que el pueblo es virtuoso y la élite malvada. Y que para devolver el poder a "la gente", es necesario que el pueblo entre en los palacios, que tome el control, que subvierta por completo el antiguo régimen hoy vigente.

El populismo se adereza - sigo el manual - con un lenguaje que pretende trascender la diferencia izquierda-derecha (aunque lo cierto es que todo el mundo sabe que Sarah Palin es muy de derechas y Monedero muy de izquierdas). La sal y la pimienta la pone una simbología popular (la ropa comprada en Alcampo y la coleta, o en el otro lado la "sexagenaria" acosada por unos agentes de movilidad...).

El héroe o la heroína, casi adorado como un mesías, encarna en una única persona al pueblo mismo. Cuestionar al líder o su planteamiento es cuestionar al pueblo mismo, y eso es intolerable. Es paradójico que el populismo no pueda existir sin un líder único que esté dispuesto a asumir él solo la voz del pueblo.

El populismo, dice también el manual, crece con la angustia, con la crisis económica y con la corrupción. Porque la corrupción vendría a demostrar que el pueblo es bueno y los que mandan malos.

Así, sin precisar mucho más. Estos días los viejos partidos dicen que si las alcantarillas huelen mal no hay que taparlas, sino limpiarlas. Podemos dice que hay que dinamitarlas, porque cuando sean tomadas por el pueblo y reconstruidas, el agua correrá cristalina por ellas.

Es un argumento tan simple que duele escribirlo, pero, como saben bien los profesores de mi facultad, en comunicación política no trabajamos con la verdad, sino con lo verosímil. Y es muy verosímil todo lo que dice Iglesias.

Es virtud de Podemos y demérito del PP y del PSOE, por supuesto. Dos partidos estos últimos que se han encargado con tenacidad y consistencia de decepcionar al personal con su compadreo, su clientelismo, su aburguesamiento, su oportunismo y su modorra. Así lo ve la gente, en cualquier caso.

Como son especialistas en contar relatos políticos (el lenguaje gramsciano y setentero del grupo diría "presentar marcos discursivos"), los profesores de Podemos están ajustando su populismo originario para ofrecer una imagen más aseada y peinada.

Si se prefiere una metáfora industrial, 'Demoliciones Podemos' ya funciona, pero ahora hay que plantear una oferta de construcción verosímil. Para eso Podemos ha estudiado y ha descubierto cosas que los demás también sabemos. Por ejemplo:

Primero, que desde pequeñitos quedamos prendados del mito de David contra Goliat, el débil frente a los poderosos, el "pueblo" desarmado frente al poder arrogante y agresivo. Podemos frente a la casta.

Lo de izquierda y derecha es un desarrollo metafórico que trata de explicar eso, precisamente: el pueblo llano, el Tercer Estado, se sentaba a la izquierda en la Asamblea Francesa.

El Antiguo Régimen, a la derecha. Pero las etiquetas han sido tan manidas y la promiscuidad de la izquierda con la derecha tan intensa, que mejor volver a la metáfora más bella: abajo y arriba.

El PSOE perdió su oremus el día en que se quedó "arriba" en lugar de trabajar "abajo". El día que dejó de ser de izquierdas. Hoy se afana en volver a ese lugar, con su defensa del 90 por ciento, de las clases medias y trabajadoras.

Segundo, que en España hay una cantidad inmensa de gente progresista, en el 4.5 de la escala izquierda derecha, que ayer confió en el PSOE y en IU y que hoy se siente traicionada o desamparada.

Pero que probablemente no quieren la demolición del sistema, sino su reforma real y radical, sobre todo en lo que tiene que ver con la limpieza. Por eso no se debe ahuyentar a los moderados con la amenaza de salir a quemar conventos.

Al contrario. Lo inteligente es alabar al papa Francisco (como contraste con el papa Benedicto XVI, que ese sí es de "la casta") y declararse muy respetuoso con los creyentes, "la gente con la que mejor (se) entiende" Iglesias, según nos contó el domingo.

Tercero, que conviene mostrarse humano, dubitativo y humilde. Es una constante de la Humanidad que hasta Dios se hace hombre o mujer para que la gente le entienda mejor.

Por eso Iglesias ahora se repeina para decirnos que "si no gano me voy", o que "no estoy de acuerdo con muchas cosas de Venezuela", aunque hace poco declarara su profunda admiración por el régimen de Maduro.

Y cuarto, que conviene también no dejar de triangular, para lanzar anzuelos en el lado conservador que toda sociedad y toda persona tiene. Por eso - atención -, Podemos podría incluso aumentar el presupuesto militar "si es necesario para asegurar la independencia del país y los derechos sociales", afirma Iglesias.

El Podemos que estos días está en la peluquería entró con presencia de populismo originario, y se propone salir como un producto más sofisticado, más moderado y más "socialdemócrata".

Y puede hacerlo, sin duda. Un diputado socialista me decía el martes que sospechaba que la gente no votaría por Podemos, por estar demasiado a la izquierda. Yo creo que se equivoca.

Supongo que en la Transición Felipe González parecería una opción demasiado radical a los señoritos del establishment agrupados en UCD. Pero Felipe se convirtió en González, se quitó la chaqueta de pana, dimitió para renunciar al marxismo y luego volver por la puerta grande, se sumó a la OTAN y hoy se sienta en el Consejo de Administración de una energética del Ibex 35.

Podemos, además, tiene una enorme ventaja. Puede permitirse el lujo de diseñar su propuestas con total libertad. No tiene hipotecas, no tiene pasado, no tiene rémoras (Jordi Évole: "Aunque seamos del mismo grupo, me parece un error que Antena 3 haya informado así de mi entrevista a Pablo Iglesias").

En contraste con una de las grandes empresas multinacionales, con sus costumbres, sus grandes y viciados equipos, sus accionistas y sus clientes, a quienes tiene que rendir cuentas, Podemos se parece a una de esas pequeñas y ágiles start-ups, sin clientes ni accionistas a quienes dar explicaciones.

Hasta el punto de que puede decirnos que no se presentará a las próximas elecciones porque no está preparado. Imaginemos que el PSOE dijera eso mismo... Puede también abstenerse de opinar sobre el derecho a decidir o la independencia de los catalanes, sobre la eutanasia o sobre la presión fiscal...

La semana que viene el CIS nos dirá una vez más que Podemos se asienta como opción política mayoritaria. Los profesores de Políticas lo saben, y están construyendo su partido con sumo cuidado.

Llevándolo a la peluquería y peinándolo para que tenga el mejor aspecto posible. Los demás somos "la casta", pero ellos mientras tanto alquilan Vistalegre, el templo del PSOE, optan por un partido organizado a la vieja usanza y no de manera asamblearia, guiñan el ojo a derecha e izquierda, y evitan los asuntos más comprometidos.

Y a la hora de elegir camisa, por qué no, una blanca remangada es buena opción. Están en su derecho, por supuesto, pero los demás también lo tenemos para explicar los trucos. Los trucos que hemos aprendido en los mismos manuales de magia.

 



Recibe nuestras noticias en tu correo

Tomamos tu privacidad muy en serio
facebook

Publicidad
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05