Política
Encuesta¿Cuál es el escándalo más gordo de Podemos?

Le han dado hasta en el velo del paladar a Alberto Garzón y además lo han hecho sus excompañeros de Izquierda Unida. Un comunicado de los comunistas madrileños dejan a quien fuera su líder electoral en las elecciones de 20 de diciembre de 2015 como un verdadero trapo por haber contribuido de manera decisiva al desmantelamiento de la formación.

El manifiesto, que ya cuenta con medio centenar de firmantes, entre ellos Francisco Frutos, reclama:

Un debate en torno a la reconstrucción de la izquierda plural y unitaria, una izquierda que se atreve a serlo.

El texto asegura que el partido se empezó a desmadejar en las elecciones europeas del 25 de mayo de 2014:

La liquidación del partido se inició a partir de las europeas de 2014, alejándose de su realidad histórica, cultural, política y organizativa de la izquierda transformadora y abría las puertas a un nuevo sujeto político, de identidad ideológica difusa y estrechamente vinculado a Podemos.

Precisa que:

La situación política y económica de España debería haber ayudado a cuidar los instrumentos de representación y participación política de la izquierda. Pero no ha sido así. Quienes suscribimos este manifiesto, creemos que las políticas para ensanchar el territorio de las izquierdas han de ser incompatibles con dos ideas, que recientemente han acompañado los discursos y comportamientos de algunas formaciones llamadas progresistas: el sectarismo y el populismo. No puede construirse una izquierda transformadora a partir de proyectos sin organización, sin ideas y sin propuesta política definida.

Hoy constatamos que el proyecto que nació hace 30 años bajo las siglas de IU ha sido liquidado, cuando hace tan solo unos años esta formación disponía de una sólida representación social e institucional.

Remacha el texto que:

Para construir esta izquierda pretendemos, primero, coordinar esfuerzos e iniciativas de todos los que fuimos apartados de Izquierda Unida y de cuantas personas quieran incorporarse a este proceso, y segundo, participar en los debates y actos públicos que sean necesarios, convencidos de que el bloque de las fuerzas del cambio y de la transformación social, hoy inexistente, exige una izquierda fuerte, renovada y que se atreva a serlo.

Galería de imágenes: