Política
Pablo Iglesias (PODEMOS). EP
Alegaba que poner en conocimiento de la opinión pública el fallo judicial ponía en tela de juicio el derecho a su intimidad y a su propia imagen

Lo cuenta la Cadena SER esta semana, al final ha sido el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) el que ha puesto las cosas en su sitio tras el recurso que presentan contra ese silenciamiento el gabinete de comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Un gabinete que ha logrado una victoria del derecho a la información.

Iglesias mantenía un contencioso con la Universidad Complutense sobre la concesión de una excedencia forzosa que la final la Justicia ha rechazado. Ese fallo negativo para el líder de Podemos no parece que gustara mucho a Pablo Iglesias porque su letrado solicito al juzgado que no fuera hecho público.

En todo caso, la decisión era recurrida ante el órgano de gobierno de los jueces que ha confirmado que el derecho a la información prevalece siempre. Iglesias había alegado que poner en conocimiento de la opinión pública el fallo judicial ponía en tela de juicio el derecho a su intimidad y a su propia imagen.

Por eso el escrito del abogado manifestaba de forma expresa que "no consentía"que se facilitasen copias de la sentencia a los medios de comunicación. Tras el recurso de la Dirección de Comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el órgano de gobierno de los jueces españoles ha fijado que no existe esa posible violación del derecho a la intimidad.

Y no existe porque "el recurrente-Pablo Iglesias-es el máximo dirigente de una formación política y la parte demanda es "la institución universitaria más importante de España". Por tanto hay suficiente interés público en este pleito.

Lo que pedía Pablo Iglesias a la justicia es que la Universidad Complutense le reconociera la situación de excedencia forzosa por su condición actual de parlamentario. Un aspecto que es de dominio público, no privado. No existe por ningún lado afectación del derecho a la intimidad porque eso no forma parte de su vida privada.

De la misma forma, el CGPJ señala que Iglesias es un personaje público que por su cargo tiene relevancia pública y eso interesa a la sociedad. El órgano de gobierno de los jueces ordena al juzgado de Lo Contencioso-Administrativo número 18 de Madrid a que comunique esa sentencia como cualquier otra.