Política
Ignacio González. CAM
Prisión para su mano derecha en el Canal, Edmundo Rodríguez Sobrino

A falta de que trasciendan los detalles de su larga declaración ante el juez, este viernes 21 de abril de 2017 los periodistas acreditados en la Audiencia Nacional pudieron escuchar la primera valoración del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, tras su detención por delitos de malversación, cohecho, prevaricación, fraude y administración desleal, relacionados con la gestión del Canal de Isabel II.

Mientras era trasladado de los calabozos de la sede judicial al despacho del juez, González clamó por su inocencia cuando le comunicaron el papel de líder de la trama que se le atribuye.

"No tengo nada que ver con esto".

Sin embargo, la Fiscalía Anticorrupción solicitó para él prisión sin fianza.

Velasco investiga, entre otras operaciones presuntamente fraudulentas, el desvío de fondos del Canal de Isabel II por importe de 23 millones de euros a través de sociedades y filiales en Latinoamérica.

Imputa a los detenidos presuntos delitos de pertenencia en organización criminal -un cargo del que de momento no acusa la Fiscalía Anticorrupción-, blanqueo, falsificación de documentos públicos, prevaricación, fraude y malversación de caudales públicos.

González comenzó a declarar ante el juez Eloy Velasco en torno a las seis de la tarde del viernes por su implicación en la trama presuntamente corrupta desarticulada en la operación Lezo.

Su declaración se alargó durante casi tres horas. Antes de él pasaron por el despacho del magistrado su hermano Pablo, y su cuñado José Juan Caballero, que se negó a declarar.

La defensa de González hasta este viernes ha sido ejercida por el letrado y catedrático de Derecho Penal, Gonzalo Rodríguez Mourullo, que acompañó a su cliente durante los registros en su despacho y su domicilio. No obstante, en las últimas horas el exmandatario ha cambiado de abogado y durante la declaración está siendo asistido por Esteban Mestre.

Prisión sin fianza para su mano derecha

Antes de tomar declaración a Ignacio González, el juez Velasco decretó el ingreso en prisión sin fianza para Edmundo Rodríguez Sobrino, expresidente ejecutivo de la Empresa Interamericana de Aguas y Servicios (Inassa), filial del Canal de Isabel II, en el marco de la investigación abierta sobre presuntas irregularidades en la empresa pública madrileña de gestión del agua.

El magistrado asumió así la petición formulada por la Fiscalía Anticorrupción.

El que fuera uno de los máximos responsables del Canal en Latinoamérica compareció ante Velasco después de que lo hiciera su exsecretaria Clarisa Guerra, que quedó en libertad aunque deberá comparecer mensualmente en los juzgados.

Tras la primera ronda de interrogatorios, este pasado jueves, el juez acordó el ingreso en prisión eludible bajo fianza (de 4 millones de euros y 100.000 euros) para los antiguos directivos del Canal de Isabel II, María Fernanda Richmond y Adrián Martín. Éste último ha aportado ya un aval para cubrir su cantidad.

Además, Anticorrupción pidió prisión eludible bajo fianza de un millón de euros para el consejero de OHL, Javier López Madrid.