Política

El análisis de Carlos Herrera este 16 de mayo de 2017 en COPE da en el talón de Aquiles del PSOE: su falta de idea de nación y de España.  No entra en lo que muchos sesudos analistas critican de que fue un debate de bajos vuelos sino que recuerda que "era un debate dirigido a los militantes del PSOE, que tienen que decidir con su voto, no era un programa electoral cara a los votantes que andamos por ahí viendo quién nos gusta quién nos deja de gustar".

"Hubo pelea, pero digamos que es verdad que, como escribe Mayte Alcaraz, fue un debate de "guantazo blanco". Hubo guantazo pero podía haber sido peor. La pelea no fue a muerte, fue dura en ocasiones, pero el nivel que se exhibió fue el de cruce de invectivas, sobre todo de Susana Díaz a Pedro Sánchez y viceversa, que es lo que aprovechó Patxi López para el utilizar la técnica del "no se peguéis", haciendo de hermano mayor. Ahora, ya les digo, idea atractiva no busquen ustedes porque no hubo ninguna".

El presentador de 'Herrera en COPE' se apoya en una idea de Raúl del Pozo con la que no estamos muy de acuerdo:

"Como escribe Raúl del Pozo, realmente lo de ayer era un concurso de a ver quién odia más a la derecha, a ver quién dice más invectivas sobre la derecha".

Herrera no ha visto un ganador claro, aunque le queda la sensación de que el derrotado es Pedro Sánchez:

Susana Díaz había preparado bien lo que quería decirle a Pedro Sánchez. Si Pedro Sánchez hubiera utilizado alguna de las técnicas de Susana Díaz, hoy le estarían diciendo de todos. Si es Pedro Sánchez el que le dice a Susana Diaz "Susana, cariño, no mientas", ese sería el titular de todos los periódicos. Pero Pedro Sánchez se quedó en lo de la abstención, en lo del 'no es no', etcétera. Así que hoy, preguntarse quién ganó o quién no ganó... Pedro Sánchez era favorito, pero no sé si salió favorecido. Y Patxi López, que estaba allí, como dice Ignacio Camacho, de casco azul, pues habrá recaudado más votos. Lo que pasa que habrá que preguntarse a cuenta de quién.

Aunque es cierto que los tres trasladaron algo grave: en el PSOE no hay una idea clara de España.

Hay varias, pero no hay una sola desde la que argumentar un proyecto político común a todo el territorio español. Es como cuando debaten sobre el concepto de nación. Ayer, una vez más, a estas alturas, debatir sobre el concepto de nación. Fue especialmente cruel Patxi López cuando le dice a Pedro: "Pedro, ¿tú sabes lo que es una nación?". Y el otro: "Sí". " A ver, ¿qué es?". Y empieza a farfullar, "no, un sentimiento, no sé, una cultura...", mientras el otro miraba hacia otro lado. Esa imagen es demoledora. Demoledora.

Y lo que evidencia es que la cuota española de la ruina de la socialdemocracia europea es notabilísima. Y que estaba ahí frente a los ojos de todos.

Y lo más desesperanzador es que uno de los que está ahí va a ser secretario general del PSOE. Luego llegarán los congresos. los locales, las federaciones y el Congreso del PSOE, que veremos exactamente qué papeles atribuye al secretario general. Y después unas primarias para elegir candidato si es que las hay. Pero uno, el que sale de ahí, váyanse haciendo una idea, puede gobernar España, y además no van a llegar solos al poder. Forzosamente tienen que ir aliados con alguna forma de populismo.