Política
Antonio Banderas. PD

Harto de las maniobras e incluso de los "insultos personales" de los concejales de Izquierda Unida y la marca local Podemos en Málaga, el actor Antonio Banderas abandona uno de los proyectos que más ilusión había generado en él y en la capital de la Costa del Sol: el proyecto Astoria-Victoria. (El acoso, los insultos y el trato humillante de los podemitas hacen huir a Antonio Banderas con el rabo entre las piernas).

Este lunes 15 de mayo de 2017, a través de una carta, Banderas comunicó su decisión al arquitecto del proyecto, José Seguí, y a la empresa Starlite, abanderada de una iniciativa sin precedentes en todo el mundo.

Pero Banderas lo deja muy dolido tras el boicot permanente y las "descalificaciones incluso personales" de los concejales Ysabel Torralbo y Eduardo Zorrilla, de Málaga Ahora e Izquierda Unida-Málaga para la Gente. Y también por la "tibieza" del Ciudadanos, según informa este martes el diario SUR.

"Ni siquiera conocen el tema, ni siquiera se han dignado a contactar conmigo para hablar de ello", dice Banderas en su carta remitida a los patrocinadores del proyecto. "No quiero convertirme en un segundo Moneo en Málaga", sentencia en su misiva para explicar su decisión.

El proyecto que avalaba Banderas era pionero en Europa. Incluía la construcción de dos teatros, talleres escénicos, seminarios de formación, cursos de dirección, platós de televisión, becas para estudiantes malagueños, espacios para jazz, música y danza, zonas de ocio con restauración a cargo de las escuelas de hostelería malagueñas, y sobre todo, la presencia periódica del actor malagueño, una celebridad en Hollywood.

En su misiva, Banderas llega a revelar las inversiones previstas para un proyecto que garantizaba miles de puestos de trabajo en la ciudad. Solo los dos teatros hubieran tenido un presupuesto anual de 3 millones de euros.