Política
José Cepeda.
Creo que va a ganar Susana Díaz y a partir de ahí vamos a sumar entre todos

"El PSOE tiene que decir lo mismo en todos los sitios". El senador y diputado socialista de la Asamblea de Madrid, José Cepeda, habla con Periodista Digital sobre el futuro de PSOE de cara a las primarias del 21 de mayo de 2017. Apoyo de Susana Díaz en Madrid, Cepeda pide un PSOE en la izquierda pero lejos de posturas antisistemas que "quieran volar todo por los aires".

P: ¿Le sorprendió la poca diferencia que hubo entre los avales de Pedro Sánchez y Susana Díaz?

R: No me sorprendió. El apoyo que obtuvo Susana Díaz fue histórico, ha obtenido el récord de avales en todos los procesos de primarias con más de 6.000 avales de distancia sobre la segunda candidatura. Creo que los avales no dejan de ser un compromiso previo y es un punto interesante de apoyo a una persona. Es un punto de partida para una campaña electoral interna. Me gustaría que en estos últimos días pudiéramos profundizar más en esa dialéctica constructiva para el PSOE.

P: ¿En qué territorios se van a decidir las primarias?

R: Más que en territorios, las primarias se están jugando en los proyectos. Es verdad que ha habido alguna intencionalidad por parte de utilizar dialécticamente algo a lo que el populismo nos tiene acostumbrado en este país. Incluso en la configuración de los avales hay quien ha hablado del binomio norte-sur. No se trata de caer en esa tentación de hablar de territorios norte-sur como algunos han estado haciendo y colocando en su discurso.

Yo creo que es más importante hablar de discursos y de proyectos. Aquí hay dos modelos y dos proyectos que se están confrontando, uno que quiere girar hacia la izquierda como una salida a la crisis que pueda tener el socialismo en España y otro proyecto que quiere asumir la centralidad que ha sido históricamente el PSOE en nuestro país y que el único giro que quiere hacer es hacia la realidad.

El PSOE no tiene que girar a la izquierda, ya está en ella, en una izquierda moderada, constructiva. Hay otras izquierdas que quieren girar hacia sitios más inhóspitos, más cercanos al populismo y a las frases grandilocuentes que están en las antípodas de lo que representa el PSOE.

P: Vimos una Susana más agresiva con Pedro Sánchez. ¿Tendría que haber entrado antes al cuerpo a cuerpo?

R: Vi a una Susana Díaz muy tranquila, marcando bien las ideas. Susana ha venido vertebrado bien desde cualquier ámbito en el que ha tenido oportunidad que el proceso de primarias es un proceso entre compañeros y que por encima de todo deberíamos rehuir de las descalificaciones personales y de intentar hacer campañas agresivas. Ella estuvo templada marcando las contradicciones de los otros candidatos.

A mí lo que más me interesa de este proceso de primarias es mirar hacia el futuro. Lamentablemente, estamos viendo a algunas candidaturas que están mirando permanentemente hacia atrás. El PSOE tiene que decir lo mismo en todos los sitios. Susana Díaz representa mejor ese proyecto de la centralidad, de una izquierda moderada.

P: ¿Cómo se puede explicar al militante socialista que se puede llegar a acuerdos con el PP cuando Susana Díaz pide derogar varias de sus medidas (como la reforma laboral) y Pedro Sánchez directamente pida la dimisión de Rajoy?

R: Los proyectos del PSOE y el PP son antagónicos. Otra cosa es que se introduzcan variables antisistema. Una cosa es llegar a acuerdos en democracia y otra querer hacer saltar todo por los aires como pretenden algunas fuerzas antisistema e involucionistas. En eso más allá de las diferencias los que somos demócratas lucharemos por salvaguardar las instituciones.

Creemos que la política económica de Rajoy lo que ha generado son millones de personas que pueden tener un puesto de trabajo pero en un entorno de alta desigualdad, tenemos asalariados que están situación de pobreza, los nuevos trabajadores pobres. Ahora ser 'mileurista' parece casi un signo de bienestar. Frente a eso el PSOE reivindica otras formas de hacer política. Por eso abogamos por derogar la reforma laboral.

P: Al no ser ya la militancia quien elige a los delegados del Congreso federal, ¿puede darse el caso de que el resultado de la votación de la Ejecutiva no fuera apoyada por el mismo porcentaje en que se elige al secretario general del PSOE?

R: Efectivamente, el sistema de elección es mixto. Al secretario general se lo elige de manera directa y por otro se elige desde las agrupaciones socialistas a los delegados mediante democracia representativa. Es verdad que en los dos procesos se tiene que configurar el proyecto del PSOE...

P: ¿Y si gana Sánchez que pasará con los barones? Él acaba de decir que los va a integrar pero el panorama es de incetidumbre...

R: Ese es el problema que tiene la candidatura de Sánchez. Es muy difícil impulsar, imagínate, un proyecto que va en contra de los presidentes autonómicos y los secretarios regionales. Ese es el hándicap de Sánchez, por eso apoyo la candidatura de Susana porque es la que más cohesiona al PSOE.

P: En el entorno de Susana se ha llegado a oír que si gana Sánchez, el PSOE se acabó, que no hay día después. ¿Usted es pesimista?

R: No quiero ser tan pesimista. Creo que va a ganar Susana Díaz y a partir de ahí vamos a sumar entre todos. La forma de cohesionar pasa por dos claves: que el que pierda asuma su derrota desde la máxima lealtad y que el que haya salido elegido/a también tiene que actuar con generosidad con quienes no le han apoyado. Confío en la madurez democrática de la militancia y de los dirigentes del Partido Socialista.